Familiares y simpatizantes felices por la excarcelación de una cárcel mexicana de la ciudadana estadounidense, Nestora Salgado

Victoria para la campaña que durante dos años y medio intentó liberar a la líder de la fuerza policial comunitaria indígena que luchaba contra los carteles de drogas y los políticos mexicanos corruptos

Notició: Freedom Socialist Party de EEUU

Después de dos años y medio tras las rejas, pasando la mayor parte del tiempo en reclusión solitaria en una remota prisión de máxima seguridad mexicana, la política prisionera Nestora Salgado salió libre el 18 de marzo de la prisión de Tepepan en la Ciudad de México. Un inmenso apoyo público por Salgado, combinado con un reciente fallo de las Naciones Unidas a su favor, por fin instó a actuar a los jueces del estado de Guerrero. Como consecuencia de una falta de pruebas, se desecharon los cargos de secuestro y homicidio causados por el liderazgo de Salgado dentro de la fuerza policial comunitaria indígena en Olinalá, Guerrero.

La Campaña por la Libertad de Nestora Salgado de EE.UU. celebrará una manifestación de victoria en frente del Consulado Mexicano el sábado, 26 de marzo a las 12:00pm para exigir la liberación de los otros prisioneros mexicanos encarcelados por falsas acusaciones.  El consulado está ubicado en 2132 3ª Avenida, Seattle, Washington.

El 26 de marzo tiene un significado especial pues es el aniversario de la desaparición de 43 estudiantes en Ayotzinapa, Guerrero.  Salgado se ha unido a los padres de los estudiantes desaparecidos para exigirle información sobre su paradero al presidente mexicano Peña Nieto.  Se esperan manifestaciones en los consulados mexicanos de varias ciudades más de EE.UU. incluyendo San Francisco, Chicago y Nueva York.

La liberación de Salgado: bien merecida
José Luis Ávila, el esposo de Salgado, le da crédito al movimiento internacional de bases de haber conseguido su liberación.  “Hemos demostrado que las organizaciones indígenas, los sindicatos y los activistas de derechos humanos activos en ambos lados de la frontera, fueron capaces de arrebatarle la victoria al corrupto Gobierno mexicano”, les comentó a los reporteros.  Ávila se unió a sindicalistas y feministas en Seattle para fundar la Campaña por la Libertad de Nestora Salgado de EE.UU., la cual ha crecido y ahora incluye varias ciudades de EE.UU. Asimismo, colaboró con el Comité Nestora Libre y con miembros de la policía comunitaria de México para luchar por la libertad de Salgado.

Salgado se mudó a los Estados Unidos cuando era madre joven desde la comunidad indígena de Olinalá, Guerrero.  Ella y su esposo, José Luis Ávila, criaron a sus tres hijas en Renton, Washington.  Hace varios años, Salgado comenzó a viajar a su pueblo natal regularmente para entregar ropa y provisiones a los desesperadamente pobres residentes, donde fue testigo de la creciente violencia causada por los capos.  A principios de 2013, se le dio el puesto de coordinadora de la recién fundada sección de la policía comunitaria de Olinalá.  Esta fuerza de voluntarios coordinó a los residentes del pueblo para defenderse contra el abuso de poder gubernamental y contra los violadores de la ley.  La policía comunitaria tiene protección legal bajo la ley federal y la del estado de Guerrero, las cuales protegen los derechos de los pueblos indígenas.

El éxito de la fuerza policial ciudadana enfureció a los políticos deshonestos que están coludidos con extorsionadores y con compañías mineras extranjeras que buscan acceso a los depósitos de oro y plata sobre los cuales se asentaron varios pueblos pequeños”, declaró Su Docekal, coordinadora del Comité para Liberar a Nestora de Seattle.

El ejército federal y la policía local arrestó a Salgado el 21 de agosto de 2013 acusada de secuestro por un arresto que realizó como miembro de la fuerza policial electa.  Cuando no se pudo sustentar dicha acusación en el tribunal federal, los fiscales de Guerrero agregaron cargos de asesinato.  Después de la detención de Salgado, se arrestó a otros miembros de la policía comunitaria.  Arturo Campos y Gonzalo Molina, de pueblos vecinos, fueron acusados después de dirigir grandes protestas contra el encarcelamiento de Salgado.  Hoy día siguen encarcelados al igual que varios miembros más de la policía comunitaria de Guerrero.

Después de pasar un año y medio en una peligrosa prisión federal sin nunca entrar en un tribunal, Salgado comenzó una huelga de hambre de 31 días en mayo de 2015.  Como resultado, ella y otros miembros de la policía comunitaria que estaban presos, fueron trasladados a prisiones más cercanas a sus familias y abogados.  Una delegación de EE.UU. que fue a México ese mismo mes ayudó a poner de manifiesto la injusticia que fue su detención y a hacer presión sobre el Departamento de Estado de EE.UU.  “El Departamento de Estado no había hecho casi nada para ayudar a Nestora, aun después de que un juez federal mexicano retirara los cargos de secuestro y ordenara su liberación hace dos años”, explicó Docekal.

En febrero de 2016, el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de las Naciones Unidas determinó que el arresto y la detención de Salgado eran ilegales.  Un poco después durante ese mismo mes, la Campaña por la Libertad de Nestora de EE.UU. y la Jornada por Nestora, una red de migrantes activistas, iniciaron una campaña en Twitter y por teléfono de contacto con John Kerry, el secretario de Estado norteamericano.

Al final, fueron el movimiento internacional y la firmeza de Salgado los que consiguieron su libertad”, afirmó Stephen Durham, secretario internacional del Partido de Libertad Socialista, quien participó en la delegación norteamericana en la Ciudad de México en 2015, la cual pretendía que la presión pública se concentrara en la embajada norteamericana.  Durham le atribuye al Partido Obrero Socialista mexicano el haber iniciado el movimiento que se creó para apoyar a Salgado y a los otros prisioneros políticos de México, y al Comité por la Reagrupación Internacional Revolucionaria (CRIR) por fomentar el desarrollo de la campaña en Costa Rica, la República Dominicana y Argentina, entre otros países.

Amplio y fuerte apoyo a Salgado
Los abogados Alejandra Gonza y Thomas Antkowiak de la Clínica de Derecho Internacional de la Seattle University, trabajaron gratuitamente para conseguir la atención de las Naciones Unidas hacia la causa de Salgado, colaborando con la campaña y con el diputado Adam Smith, el único miembro de la delegación de Washington que defendió activamente su causa.

Entre otros defensores claves por la libertad de Salgado se encuentran el Consejo Laboral del Estado de Washington, AFSCME International, el Capítulo Puget Sound de la Coalición Negra de Sindicalistas del Comercio, Mujeres Radicales y Mexicanos Unidos de Washington; además, 200 organizaciones más apoyaron la lucha.  Finalmente, concilios de varias ciudades y condados de Washington se declararon a favor de Salgado, incluyendo el Concilio de la Ciudad de Renton, el Concilio del Condado King y, finalmente, el Concilio de la Ciudad de Seattle.

En el sitio de la Campaña por la Libertad de Nestora de EE.UU., FreeNestora.org, se puede encontrar una lista completa de simpatizantes, así como más detalles e información de contacto.