EEUU en líos por el TTP: su fracaso se convertirá en una aplastante derrota frente a China

Mientras los candidatos a la presidencia de EEUU capitalizan el repudio de los trabajadores hacia el TTP, el fracaso de su ratificación en el Congreso socavará la credibilidad de Washington en Asia, afirma John Lyons en un artículo para The Wall Street Journal (WSJ).

Escribió: Saul Loeb de AFP en sputniknews

"Por el mero hecho de que EEUU ha invertido tanto en el acuerdo [Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TTP, por sus siglas en inglés)] este ha adquirido una especie de valor totalitarista que va más allá de sus méritos económicos", explicó el experto en seguridad regional, Euan Graham, al WSJ.

"De modo que abandonar a los socios asiáticos que apuestan en él sería desastroso para el liderazgo de EEUU en la región", afirmó.

Mientras tanto, las propias ventajas económicas del TTP en su forma actual son puestas en duda tanto por la mayoría de los demócratas, como por las figuras clave del partido republicano, en tanto que sacrifica los intereses de los trabajadores estadounidenses al gran juego geopolítico, apunta el autor del artículo.

La oposición al pacto va ganando fuerzas debido a los ataques tanto de Donald Trump, como de Hillary Clinton, quien "se encuentra bajo creciente presión por parte de la izquierda para que haga una clara ruptura con el acuerdo que ella apoyó como secretaria de Estado del señor Obama".

El contradictorio acuerdo apunta a reducir unas 18.000 tarifas arancelarias entre países de América, Asia y Oceanía, un área que comprende el 40% de la economía global. El pacto, a la vez, excluye a China, que con su Asociación Regional Económica Integral (RCEP, por sus siglas en inglés) se empeña en el mismo ejercicio de corte de aranceles en la región, pero, a diferencia de Washington, sin ambiciones hegemónicas.

De hecho, los dos acuerdos comerciales no son mutuamente excluyentes para los países asiáticos que, en un principio, tenían la intención de participar en ambos. Lo que ha elevado las apuestas son las implicaciones geopolíticas que le dio Barack Obama al TTP.

En consecuencia, "para los amigos y socios de EEUU la aprobación del pacto se convierte en una prueba de fuego de su credibilidad y la seriedad de sus intenciones", según las palabras citadas del primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong.

Con el fracaso del TTP, se frustrarán los planes de sus mayores beneficiados, como Vietnam, que espera el auge de su economía en un 11% para 2025 y, además, usa el acuerdo como herramienta para contener la expansión de China en las aguas del mar de la China Meridional.

Alternativa al TTP: China se propone "escribir las reglas del comercio mundial"

"América debe escribir las reglas. América debe mandar", evocando las palabras de Obama sobre el TTP, los expertos señalan que la Asociación Regional Económica Integral, promovida por China, es una alternativa más viable a la quimera norteamericana.

 

 

Escribió: Wang Zhao de AFP

 

Entre el 10 y el 19 de agosto se celebra la 14º jornada de negociaciones sobre la Asociación Regional Económica Integral (RCEP, por sus siglas en inglés), en la ciudad de Ho Chi Minh (Vietnam), con la participación de 10 estados de la ASEAN junto con Australia, la India, Japón, Corea del Sur y Nueva Zelanda.

"Lo que está sucediendo muestra la intención de China de establecer las reglas del comercio en las regiones de Asia y el Pacífico", comentó a Reuters el directivo de la multinacional de logística UPS, David Abney.

Dada la expansión de China en una zona de influencia económica tradicional de Norteamérica, los 'peces gordos' estadounidenses presionan a la Administración de Barack Obama para acelerar la firma del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TTP, por sus siglas en inglés). "Percibimos la urgencia que tiene la firma de ese acuerdo", aseveró Abney.

El experto de la Academia de las Ciencias de Rusia, Alexandr Salitsky, en declaraciones a Sputnik, considera que la ventaja fundamental de Pekín frente a Washington en el reparto del poder en la región es el hecho de que China no aspira a la hegemonía ni pone en cuestión la soberanía de los demás países, sino que "prefiere el papel de líder".

Este 'poder blando' del Estado asiático se ve reforzado por países como Japón, Australia, Nueva Zelanda y Chile, cuyos intereses nacionales, según perciben, resultarán afectados por el TTP.

"China se aprovecha de esta imagen de mostrarse como un ardiente partidario del respeto hacia la soberanía nacional. Naturalmente, actualmente somos testigos de choques entre los distintos países del sudeste asiático que compiten por el derecho de disfrutar de una relación especial con Pekín".

Asimismo, destaca el potencial de la economía emergente china:

"El capital chino claramente sobrepasa las fronteras internas. Al lado de los protagonistas, que son las corporaciones estatales, allí está el capital privado que se siente ahora con pleno derecho [para actuar]. Es más, a diferencia del estadounidense, se encuentra en una fase de crecimiento. Observamos una transición del liderazgo en el comercio y hasta en las finanzas de EEUU hacia China".

Los expertos coinciden en que las disputas políticas en EEUU, en vísperas de las elecciones presidenciales de noviembre, tendrán impacto en el proceso de ratificación del acuerdo del TTP. Mientras Barack Obama confía en que este documento sea su principal legado político, ni Donald Trump, ni Hillary Clinton van a apoyar el proyecto. De ahí la urgencia de su firma, que condiciona el margen de maniobra de la Administración actual.

Al mismo tiempo, perderá parte de su prestigio el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, quien ha invertido todo su capital político en la lucha contra el sector agropecuario, opositor al TTP.

En cuanto a las economías más pequeñas del área, que tradicionalmente vacilan entre China y EEUU, se inclinarán más por Pekín, afirma Lyons.

De manera que ya no hay camino atrás para la administración de Obama, quien se ha convertido en un rehén de los objetivos de su política exterior, concluye el autor.

Obama asegura que solo EEUU debe dictar las reglas del comercio global

Escribió: Kevin Lamarque de Reuters

WASHGINTON (Sputnik) — La firma de Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés) permitirá a Estados Unidos establecer las reglas del comercio global, declaró el presidente de la nación Barack Obama.

"América debe escribir las reglas. América debe mandar. Otros países deben seguir las reglas establecidas por América y nuestros socios (…). Eso es lo que podremos hacer con el TTIP", escribió el líder estadounidense en un artículo en el diario The Washington Post.

Obama señaló que "el mundo y las reglas cambian y es EEUU, y no países como China, quien debe escribirlas".

En este contexto, criticó la llamada Asociación Regional Económica Integral, con 16 países miembros incluida China, que prevé la creación de una zona de libre comercio.

El presidente enumeró desventajas del dicho acuerdo ante el TTIP afirmando que no prevendrá la competencia injusta de las empresas gubernamentales chinas, ni protegerá un internet libre y abierto, ni respetará derechos de la propiedad intelectual, tampoco elevará estándares de trabajadores y medio ambiente.

El acuerdo TTIP que EEUU negocia con la Unión Europea busca crear la mayor zona de libre comercio del planeta al incorporar un 60 por ciento de la producción económica global.

Las negociaciones están envueltas en el secretismo, lo que ha generado acusaciones de que sirve a los intereses de las corporaciones multinacionales en detrimento de los Estados soberanos, los consumidores y las pequeñas y medianas empresas.