La OPEP se reunirá con Rusia y otros países para reducir la producción de crudo

Los países exportadores de petróleo avanzan hacia un acuerdo para congelar el suministro

Escribió: ANDRÉS MOURENZA

Los integrantes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros importantes estados productores, liderados por Rusia, se reunieron este miércoles en Estambul para avanzar en un acuerdo que sobre la congelación de la producción —e incluso su reducción—, para elevar el coste del crudo. Tras el encuentro, el ministro de Energía de Catar, Mohammed Salih Al Sada, anunció que en los próximos días 28 y 29 se llevará a cabo una reunión "técnica de alto nivel" con participación de países de la OPEP y otros Estados no integrados en el cartel. “Ese encuentro está destinado a obtener un mayor entendimiento sobre la mejor forma de reequilibrar el mercado en interés de todos, no sólo de productores y exportadores, sino también de la economía mundial”, afirmó Al Sada.

La lista de los países no miembros de la OPEP que serán invitados a dicho cónclave aún está "por definir" —según dijo el catarí— pero los organizadores esperan que sea “lo más amplia posible”. Todavía se desconoce si EE UU, uno de los tres mayores productores junto a Rusia y Arabia Saudí, se unirá a la cita, aunque hasta ahora se ha mantenido al margen del debate de la congelación de la producción, pues los precios bajos de los combustibles han permitido a la economía estadounidense, así como a la europea, comenzar a remontar tras la larga crisis financiera.

Tras el encuentro, que se celebró en el marco del Congreso Mundial de la Energía que tiene lugar esta semana en Estambul, Eulogio del Pino, ministro de Petróleo de Venezuela, se mostró optimista acerca de las posibilidades del "consenso que se está construyendo" en torno a la necesidad de un pacto que defina unas cuotas de producción que permitan una revalorización del crudo.

Posición de Venezuela

Venezuela es uno de los países que más ha batallado en este sentido, severamente dañado por la reducción de ingresos de dicha materia prima, de cuya exportación es altamente dependiente y cuyo precio ha pasado en menos de dos años de estar por encima de los 100 dólares el barril a caer hasta los 27 —el mínimo registrado este enero—. Esta semana el barril de brent superó los 50 dólares espoleado por el anuncio del presidente ruso, Vladimir Putin, de que su país se sumará a la congelación de la producción petrolera.

El pasado mes en Argel, la OPEP decidió su primera reducción pactada de la producción en los últimos ocho años. Aunque falta todavía limar detalles y repartir las cuotas de producción, se acordó estabilizar la producción en una horquilla entre los 32,5 y los 33 millones de barriles diarios. “Hoy no hemos hablado de cifras específicas. Nos hemos centrado en estudiar mecanismos para actuar de forma más práctica en el futuro”, explicó el ministro de Energía ruso, Alexander Novak.

Arabia Saudí ya se ha dicho contraria a recortes drásticos de la producción que, de acuerdo con su ministro de Energía, Jalid Al Falih, "podría provocar conmoción en el mercado" y resta saber la postura final de países como Irán o Irak, cuyos ministros no acudieron a Estambul. La OPEP ha anunciado que Irán -que aún posee un inmenso stock de petróleo sin vender del largo periodo en que ha vivido bajo sanciones internacionales- y otros países que han vivido en "circunstancias anormales" tendrán una consideración "especial" a la hora de repartir las nuevas cuotas.