Así son las jaulas donde EEUU encierra a los niños migrantes

Tirados en el suelo en una colchoneta, con una manta térmica y encerrados con rejas de alambres mantienen a los migrantes indocumentados en el centro de detención fronterizo de la ciudad de McAllen, Texas

EL CIUDADANO, Chile

En jaulas o también conocidas como celdas mantienen los funcionarios de Protección Fronteriza de Estados Unidos a los migrantes indocumentados que ingresan al país por los pasos fronterizos.

Indignación, conmoción, tristeza y a la vez rabia ha sentido el mundo por las políticas migratorias que impulsa el mandatario estadounidense, Donald Trump, sin ningún consentimiento humano.

“Acabo de salir de una ‘instalación de procesamiento’ de la Patrulla Fonteriza conocida como ‘Nevera’. No es nada menos que una prisión“.

Fue la expresión, en un tuit, del congresista demócrata estadounidense, Peter Welch luego de visitar junto a otros legisladores un centro de detención en la ciudad de McAllen, Texas, Estados Unidos, en medio de la polémica sobre la política migratoria “tolerancia cero” en la que los niños son separados de sus padres.

También se le permitió el acceso a periodistas, quienes visualizaron y fueron testigos a cientos de niños en condiciones de encierro, sin la presencia de sus padres.

Las autoridades no permitieron que se tomaran fotos o videos dentro del centro, pero el servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) luego publicó varias imágenes.

El centro reclusión conocido como ‘Úrsula’, alberga al menos 1.100 inmigrantes que esperan ser procesados. Está dividido por tres sectores: uno para niños solos, otro para padres junto a sus hijos y el restante para adultos sin acompañamiento. Las autoridades estiman que hay casi 200 detenidos menores sin sus familiares y otros 500 son padres con hijos.

El senador Peter Welch le dijo a CNN que una gran cantidad de menores estaba dentro de “una jaula de malla de alambre de unos 10×10 metros cerrada con cadenas”.

“Debo decir sin embargo que eran muchos menos de los que vi cuando estuve aquí hace dos semanas. Me dijeron que autobuses llenos (de niños) se los llevaron antes de que yo llegara”, relató.

Por su parte, el senador de Maryland Chris Van Hollen expresó conmoción e ira a través de su cuenta Twitter diciendo Acabo de salir del Centro de Procesamiento de la Patrulla Fronteriza en McAllen, también conocido como ‘la perrera’. Fui testigo de cómo niños estaban amontonados en grandes corrales de vallas con cadenas separadas de sus madres y padres. @realDonaldTrump, ¡cambia hoy tu vergonzosa política! #FamiliesBelongTogether”, manifestó.

 “Esos niños que se fueron separados de sus padres ya están traumatizados”, advirtió el senador Jeff Merkley.

Según Merkley, una vez separados ya no importa si se barre el piso o si están bien arropados.

Los funcionarios dicen que están tratando de mantener a los hermanos juntos y no separar a los niños menores de cuatro años de sus padres.

En el siguiente video escucharán el audio que se hizo viral en las redes sociales, y que el mundo ha repudiado, de niños llorando pidiendo regresar a las brazos de sus padres como también observarán las imágenes de la visita realizada por los legisladores y periodistas al centro de reclusión.

Pero Anne Chandler, directora del Centro de Justicia Tahirih en Houston, una organización sin fines de lucro para ayudar a niños migrantes en la frontera sur de Estados Unidos, le dijo a la revista Texas Monthly que había escuchado historias de “niños muy pequeños, incluso que necesitan ser amamantados, y menores de tres años, separados de su padres en los refugios”.

“Estaba hablando con una madre, cuando ella dijo: ‘No se lleven a mi hijo’, y la niña comenzó a gritar, vomitar y llorar histéricamente. Y les preguntó a los funcionarios: ‘¿Puedo al menos tener cinco minutos para consolarla?’ Pero ellos dijeron no”, relató Chandler a la revista.

La extienda de Walmart

A unos 80 km de distancia, en la ciudad de Brownsville, unos 1.500 niños se encuentran alojados dentro de un edificio que alguna vez fue un hipermercado Walmart.

Los niños, de entre 10 y 17 años, fueron detenidos al cruzar la frontera ilegalmente.

Es la instalación más grande de Estados Unidos para ese tipo de menores y las cifras aumentaron en el último mes en cientos.

El 4 de junio, el senador Merkley mostró en un Facebook Live que personal de seguridad le negaban la entrada a ese lugar, conocido como “Casa Padre”.