Niegan la visa canadiense a defensor clave de la biodiversidad en África

No pudo asistir a la reunión de la ONU en que se discute la tecnología de impulsores genéticos

MONTREAL, 4 de Julio de 2018. – Las negociaciones sobre diversidad biológica de Naciones Unidas ocurren estos días en Montreal sin la presencia de un experto africano clave: Ali Tapsoba, presidente de la organización Terre à Vie, de Burkina Faso, quien participaría en dos eventos en representación de la sociedad civil de su país, que se opone a la liberación de mosquitos equipados con la controvertida tecnología de impulsores genéticos (gene drives).

Su solicitud de visa fue negada sin explicación por la embajada de Canadá en Dakar el viernes pasado. “Tapsoba es probablemente el crítico principal del consorcio Target Malaria en Burkina Faso. Target Malaria encabeza el proyecto de liberación de mosquitos con impulsores genéticos”, explicó Marian Bassey de Amigos de la Tierra Nigeria y presidenta de la Alianza por la Soberanía Alimentaria en África (AFSA).

“Lamento profundamente que nos hayan impedido asistir a estas importantes negociaciones en donde se discuten temas clave de biotecnología, en un momento en que África está plagada de multinacionales que quieren imponer los transgénicos y destruir la hermosa biodiversidad del continente”, expresó Tapsoba en una declaración escrita. “¿No tenemos los africanos el derecho a encontrarnos en Canadá con otras nacionalidades del mundo para discutir el futuro de la humanidad?” 

La negación de la visa por parte de Canadá ocurre en un momento en que los promotores de la industria biotecnológica invierten millones de dólares en la promoción de los impulsores genéticos, una poderosa tecnología que podría utilizarse para extinguir especies o crear nuevos tipos de control corporativo de la agricultura y el ambiente.

Recientes solicitudes de información bajo las leyes de libertad de información en Estados Unidos mostraron que el ejército de ese país ha invertido hasta 100 millones de dólares en investigación y promoción de los impulsores genéticos. También se han vinculado a funcionarios canadienses de alto nivel en esta promoción de los gene drives. [1] En el Convenio de Diversidad Biológica de Naciones Unidas, Canadá ha amenazado con descarrilar las importantes negociaciones sobre impulsores genéticos mediante cuestiones de procedimiento, como el bloqueo táctico.

“Es alarmante que los mismos negociadores canadienses que se han vinculado con el lobby de la biotecnología amenacen a otros delegados con estas cuestiones de procedimiento, les hagan desperdiciar su tiempo en las negociaciones y eviten que se establezcan reglas verdaderas sobre los impulsores genéticos”, explicó el co-director del Grupo ETC, Jim Thomas.

Quienes desarrollan los impulsores genéticos, presentes en el CDB, hablan de “participación” y “transparencia” al tiempo que cabildean a gobiernos para que haya regulaciones laxas sobre la tecnología en cuestión, mientras que a los directamente afectados por estas propuestas se les impide participar en la decisión final.

“Tenemos grandes expectativas de que el gobierno canadiense respete sus obligaciones y haga lo necesario para asegurar el consentimiento previo, libre e informado de los pueblos indígenas y comunidades locales para el caso de los impulsores genéticos”, expresó Geneviève Lalumière de la Union Paysanne, miembro de La Vía Campesina, movimiento internacional campesino con más de 200 millones de miembros.

Sobre los impulsores genéticos

Los impulsores genéticos son una nueva y controvertida tecnología que utiliza las técnicas de edición genética CRISPR-Cas9 para transmitir un rasgo genético específico a través de una especie o población entera —en algunos casos con el propósito de conducir dicha especie o población a la extinción. Los experimentos de impulsores genéticos se están realizando en insectos, roedores y plantas. Si los rasgos genéticos insertados provocan que la descendencia sea solamente masculina, como se está intentando con roedores y mosquitos, una población completa silvestre o incluso una especie entera podrían resultar extintas. Hasta donde hay información, los impulsores genéticos nunca se han liberado en el ambiente en ninguna parte del mundo.

“Los organismos con impulsores genéticos presentan amenazas graves a la naturaleza y los sustentos” explica Silvia Ribeiro, directora para América Latina del Grupo ETC. “Es la primera vez que la industria de la biotecnología ha creado transgénicos para que se distribuyan agresivamente en el ambiente natural y contaminen a las especies silvestres.”

1. https://corporateeurope.org/food-and-agriculture/2018/06/biosafety-danger

Publicó: ETCgroup