Hito arqueológico: Descubren al pueblo que dio origen a Stonehenge

SOFIA OLEA

Una nueva colaboración científica de investigación revela por primera vez quién construyó Stonehenge. El estudio de vanguardia arroja luz notablemente sobre los orígenes geográficos de la comunidad neolítica que construyó el antiguo sitio.

A través de pruebas complejas llevadas a cabo en 25 personas neolíticas que fueron enterradas durante o después de la construcción inicial del monumento, han revelado que 10 de ellos no vivían cerca de Stonehenge, sino en el oeste de Gran Bretaña, y que la mitad de esos 10 habrían venido del suroeste de Gales (de donde originan los primeros monolitos de Stonehenge).

Los otros 15 pueden haber sido cercanos a Stonehenge, Wiltshire, o los hijos de otros descendientes de inmigrantes del oeste. Todos los restos estudiados eran cremaciones.

Hasta ahora se había supuesto que no era posible hacer pruebas de origen de huesos quemados, pero una investigación reciente en la Universidad de Oxford, realizada por el científico belga, Dr. Christophe Snoeck, de la Universidad Libre de Bruselas, ha descubierto que el acto de cremación en realidad cristaliza la estructura del hueso y evita que la evidencia crucial de isótopos -que indican el origen- se contamine con otras señales isotópicas en el suelo circundante.

Los restos cremados de Stonehenge, de los 10 individuos de probable origen británico occidental, fueron enterrados en varias etapas entre el siglo XXXIII a. C. y el siglo XXVIII a. C.

La mitad de ellos (principalmente desde el siglo 33 al 30 a.C.) eran probablemente del oeste de Gales, mientras que otros (principalmente desde el siglo 30 al 28 a.C.) se asociaron con lugares entre el oeste de Gales y Gloucestershire. Es probable que fueran una mezcla de hombres y mujeres con alto estatus social. No se sabe si estas personas murieron poco tiempo antes de que sus restos cremados fueran transportadas a Stonehenge, o si eran antepasados venerados ​​que habían muerto varias generaciones antes.

Aunque se sugiere que hay una ruta terrestre prehistórica muy usada entre el oeste de Gales y Stonehenge, nadie sabe exactamente cómo se transportaron las piedras y los restos cremados. Es posible que haya sido por rutas marítimas y terrestres.

Esta investigación (y otras) apunta a una secuencia de eventos que literalmente abarca miles de años.

Mucho antes de que se construyera Stonehenge, el área se había vuelto ceremonial y ritualmente importante por al menos 4.000 a.C. El sitio tenía al menos un par de piedras sarsen emplazadas naturalmente, que pueden haber sido utilizadas como un espacio para la actividad ritual previa a Stonehenge.

https://i0.wp.com/www.elciudadano.cl/wp-content/uploads/2018/08/stonehenge-desde-arriba.jpg?resize=740%2C370&ssl=1

Al menos en 3.500 a.C, las élites del oeste de Gran Bretaña (o al menos las conexiones entre el oeste de Inglaterra y el sur de Gales) comenzaron a asociarse con el desarrollo del paisaje sagrado de la zona.

Luego, alrededor de 3.000 a.C, los británicos occidentales (del sudoeste de Gales) desarrollaron aún más sus vínculos con la zona de Wiltshire, transportando docenas de piedras grandes (y los restos de muchos de sus muertos) del sudoeste de Gales a un sitio que habían destinado para la creación de la primera versión de Stonehenge.

Los arqueólogos ahora creen que el círculo de piedras podría haber estado originalmente en el suroeste de Gales y que fue completamente “desarraigado”, transportado unas 200 millas a Wiltshire y re-erigido en el lugar definitivo.

El reciente análisis científico de los huesos incinerados de Stonehenge ahora está ayudando a revelar los orígenes de esta comunidad, que parece haber construido la versión más antigua del monumento.

Las firmas isotópicas en el material óseo, que sugieren un origen británico occidental, son las de estroncio y carbono, y definitivamente no pertenecen al área de Stonehenge originalmente. La señal de carbono, absorbida por los huesos de la madera utilizada en la pira funeraria, también sugiere un origen occidental o no local.

EL MONUMENTO PREHISTÓRICO STONEHENGE HA SIDO UN MISTERIO PARA LOS CIENTÍFICOS Y UN SÍMBOLO DE ESPIRITUALIDAD PARA LOS HEREDEROS DE LA ANTIGUA CULTURA BRITÁNICA.

Fuente: The Independent