El salario mínimo de Alemania ha disminuido la desigualdad salarial

El notable incremento del nivel salarial entre los trabajadores peor pagados solo puede explicarse a través del salario mínimo que se introdujo en 2015

CARLOS VACAS-SORIANO (SOCIAL EUROPE)

Final del formulario

Principio del formulario

Los salarios crecieron y la desigualdad salarial disminuyó en la mayoría de los países de la UE en 2015. Alemania no es uno de los países donde los salarios hayan subido más, pero, en cambio, ha conseguido reducir la desigualdad salarial más que ningún otro. El presente análisis demuestra que la política de salario mínimo que Alemania implantó en 2015 hizo que mejoraran de forma significativa los salarios de los trabajadores peor pagados, sobre todo los que poseen menor cualificación, los jóvenes o aquellos que trabajan en el sector servicios.

Los salarios y la desigualdad salarial son objeto de intensos debates entre los académicos y los legisladores europeos. Antes de la crisis, las discusiones giraban en torno al incremento salarial por debajo de los niveles de productividad y el creciente diferencial de remuneración entre la población activa en general.

Recientemente, han pasado a versar sobre los grandes descensos salariales en algunos países europeos que fueron duramente castigados por la crisis y la lenta recuperación de los salarios en general. Pero el análisis de los microdatos más recientes del sondeo EU-SILC para 2015, demuestra que se está produciendo una inversión de esa evolución negativa en muchos Estados miembros de la UE.

Los salarios aumentan y la desigualdad salarial cae

La media de los salarios reales aumentó en más de dos terceras partes de la UE en 2015, pero se observan diferencias considerables entre los distintos países de la zona (véase la primera columna de la tabla más abajo). Los salarios crecieron en la mayoría de los países del este de Europa y, de hecho, lo hicieron en un grado mucho mayor que en la mayoría de los países al oeste de Europa, en los que el crecimiento salarial fue moderado o incluso negativo, en particular en los países mediterráneos. Las excepciones a esta tendencia fueron Dinamarca, Alemania, Irlanda y Francia. Asimismo, la desigualdad salarial disminuyó en aproximadamente dos terceras partes de la UE (véase la última columna de la tabla), aunque no existe una relación significativa entre los niveles de salario medio y los niveles de desigualdad salarial. 

Las tres tendencias que se desprenden del análisis son: 

1. Fuerte crecimiento salarial (4% - 12%), principalmente porque han mejorado los salarios de los trabajadores peor pagados (quintil 1), lo que provoca un descenso de la desigualdad salarial. Esta tendencia se observa en buena parte del este de Europa (los países bálticos, la República Checa, Polonia y Rumanía), aunque no en Bulgaria, en particular, ni en Hungría, donde los salarios crecieron de manera más sólida entre los mejor pagados.
2. Crecimiento salarial moderado (1% - 3%), mayormente debido a las subidas salariales entre los trabajadores mejor pagados, que conduce al alza de la desigualdad salarial. Esta tendencia se observa en Dinamarca, Irlanda, Francia, Italia y Finlandia.
3. Descenso de los salarios o estancamiento (crecimiento del 1% o menos) junto con caídas en la desigualdad salarial por lo general, principalmente como consecuencia de las reducciones salariales entre los mejor pagados (quintil 5). La tabla muestra esta tendencia en la mayoría de los países que se encuentran por debajo de Croacia, y de manera más significativa en Suecia y el Reino Unido.

Alemania se parece al segundo grupo de países porque los salarios reales crecieron de forma significativa (3,5 %), aunque ese porcentaje se mantuvo por debajo del de los países del este de Europa. No obstante, el crecimiento a lo largo de la escala salarial es completamente diferente en su caso: los salarios aumentaron de forma desproporcionada entre los asalariados peor pagados (en casi un 20 % en el quintil salarial 1), y esto explica por qué Alemania registró la mayor reducción de la desigualdad salarial de todos los países de la UE en 2015. 

Cambio en el salario real medio por quintil salarial y cambio en la desigualdad salarial, Estados miembros de la UE, 2015. 

Nota: los países están ordenados en función de la magnitud del crecimiento salarial. Fuente: EU-SILC

El impacto de la política de salario mínimo en Alemania

El notable incremento del nivel salarial entre los trabajadores peor pagados de Alemania solo puede explicarse a través del salario mínimo que Alemania introdujo en 2015. Esta fue una importante decisión cuyo objetivo era luchar contra el creciente número de trabajadores que no estaban cubiertos por la base salarial y contra el aumento de trabajos poco remunerados en el país. Nuestro análisis de los datos demuestra que esta decisión política supuso una drástica ruptura de la dinámica salarial del mercado laboral alemán, en el que la desigualdad salarial se había incrementado en 2014.

Algunos grupos del conjunto de la población activa se beneficiaron de este desarrollo más que otros. Como ilustra el gráfico más abajo, las mejoras salariales fueron considerablemente mayores entre los grupos de menor y mayor edad; los trabajadores con menor nivel educativo; las trabajadoras; los trabajadores de media jornada; los asalariados que trabajan en empresas más pequeñas, y los asalariados que trabajan en categorías profesionales con menor cualificación (sobre todo los trabajadores manuales, pero también los trabajadores cualificados, aunque en menor medida). En lo que respecta a los diversos sectores económicos, los asalariados del sector servicios obtuvieron los mayores beneficios. Por ejemplo, los que trabajan en actividades artísticas, de entretenimiento y recreativas percibieron el mayor aumento salarial, aunque los empleados de otros sectores (incluyendo el sector de la información y comunicación, y las actividades inmobiliarias, profesionales y administrativas) también recibieron aumentos considerables. Los aumentos entre los trabajadores del sector de la construcción y el sector minorista, aunque fueron menores, fueron superiores a la media. 

El principal motivo de que el relativo aumento de los salarios fuera mucho mayor entre estos grupos de trabajadores es que por lo general se encuentran en la parte más baja de la escala salarial, que es donde la medida del salario mínimo tuvo el mayor impacto. Esto explica por qué cuando se observa el crecimiento salarial entre los trabajadores del quintil más bajo (en comparación con los niveles de los puntos azules en el gráfico) las divergencias según las características de la persona (edad, educación, sexo, etc.), si bien siguen existiendo, tienden a moderarse. Por ejemplo, las diferencias relativas entre los trabajadores de diferentes grupos de edad en el quintil salarial 1 (puntos azules) son menores que las diferencias entre los grupos de edad del total de la población activa (barras verdes).

Asimismo, los efectos beneficiosos de la política del salario mínimo sobre el crecimiento del salario real y la cohesión salarial del mercado laboral alemán parecen haberse producido sin mayores costes. Los datos sobre empleo muestran que las perspectivas profesionales de los trabajadores que más se han beneficiado de la implantación del salario mínimo no han sufrido ningún deterioro, y esto prueba que los miedos sobre los potenciales efectos de desempleo de la política eran excesivos. De hecho, el porcentaje de desempleo en Alemania ha descendido de forma gradual desde una cifra superior al 5% en 2014, a una cifra inferior al 4% en 2017, el porcentaje más bajo de los 28 países de la UE después de la República Checa.

Para obtener más información sobre los detalles de este análisis, véase el documento de trabajo Desarrollo salarial en la UE y el impacto del salario mínimo en Alemania.

-----------------------------

Este artículo  se publicó en inglés en Social Europe

Traducción de Álvaro San José.

Carlos Vacas-Soriano es investigador de la unidad de empleo de Eurofound y trabaja en temas relacionados con el salario y las desigualdades de renta, los salarios mínimos, las bajas retribuciones, la temporalidad laboral y la segmentación.

Final del formulario