Escenarios de la Tercera Guerra Mundial

Víctor Ternovsky en Sputnik

 

El avance hacia un gran conflicto bélico internacional parece imparable, siendo tres los escenarios más probables del mismo. Lo dijo a Radio Sputnik al argentino Alberto Hutschenreuter, doctor en Relaciones Internacionales y autor de numerosos libros y trabajos sobre geopolítica.

Primero, mencionó la zona del mar de la China Meridional donde hay "una pluralidad de conflictos", algunos de los cuales fueron consecuencia de la Segunda Guerra Mundial, como es el caso de las tensiones entre Rusia y Japón por las islas Kuriles o la inestabilidad que se observa en la península coreana. Pero lo más explosivo es la intención de EEUU de tener para el año 2020 "el 60% de su poder naval" en unas aguas consideradas por Pekín como propias.

En segundo lugar, señaló a Oriente Medio, indicando que allí "hay conflictos irreducibles", planteándose algunos países "la desaparición del otro". Lo que agrava la situación es la posesión de armas nucleares por un actor regional que es Israel.

Y por último, advirtió sobre los hechos que se desarrollan en Europa centro-occidental, donde "se está creando una situación no solamente tensa, sino también de carácter irreductible", es decir, que "las dos partes, la OTAN y la Federación de Rusia, difícilmente puedan retroceder" y "negociar una salida". Lo que podría hacer explotar el polvorín es que se prosiga el avance "hacia las estructuras de Occidente" de los países del "bajo vientre de Rusia", fundamentalmente Georgia y Ucrania, sin respetarse los intereses geopolíticos de Moscú. "Difícilmente Rusia no se ocupe de lo que pase en su cinturón de seguridad", manifestó el experto, subrayando que "la primera sangre estratégica en este conflicto la ha derramado la OTAN" al llegar hasta zonas geopolíticas "muy rojas" del gigante euroasiático.

De acuerdo a Alberto Hutschenreuter, la actual situación "preocupante" en el mundo viene marcada por una serie de "realidades inquietantes". Dijo, en este contexto, que "no existe ningún tipo de orden internacional", es decir, "un régimen pactado, respetado, amparado por los actores preminentes del mundo" como el que "rigió el mundo después de 1945". Afirmó que "no se ve en el horizonte ningún tipo de configuración internacional que vaya a reemplazarlo".

"Cuando no hay orden internacional, no hay estabilidad internacional. Y cuando tenemos inestabilidad internacional, las crisis pueden volverse inmanejables, pueden quedar fuera de control y podemos estar ad portas de un conflicto", alertó.

En esta dirección apunta el que "los gastos militares en el mundo" estén en un continuo ascenso.

"Incluso en América Latina también hay algunos países que están invirtiendo en armamentos, es decir, nadie cree que marchemos hacia un sistema global de entendimiento donde podamos conseguir un diálogo", apuntó.

También diagnosticó la crisis del multilateralismo, algo que está convirtiendo al mundo en "una ciudad sin semáforos, y una ciudad sin semáforos es un caos".

Según Alberto Hutschenreuter, sus observaciones son fruto de un análisis realista, es decir, basado en "tendencias" y "la experiencia histórica", abordándose el presente de la política mundial más detalladamente en su último libro "Horizonte Incierto".