España. La gran banca recuperó los niveles de ganancia de antes del 2008


·         Santander gana 7.810 millones en 2018, impulsado por Brasil y España

·         BBVA gana un 51% más en 2018, en medio del escándalo por el espionaje de Villarejo

·         El beneficio de Caixabank crece casi un 18% en 2018 hasta rozar los 2.000 millones

·         Bankia gana 703 millones en 2018 tras sanear su balance en el último trimestre

·         Sabadell gana un 54% menos en 2018 por la crisis de su filial británica y tras limpiar el balance

·         Bankinter logra beneficio de 526,4 millones en 2018, un 6,3% más

MADRID

04/02/2019 16:16 Actualizado: 06/02/2019 07:32

VICENTE CLAVERO

La gran banca española ha recuperado prácticamente el volumen de beneficios que tenía cuando estalló la crisis en 2008. Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Sabadell y Bankinter ganaron ese año 17.463 millones de euros. En 2018, según los resultados hechos públicos la semana pasada, no igualaron aquella cifra por sólo 59 millones.

En conjunto, los seis bancos que forman parte del Ibex 35 obtuvieron el pasado ejercicio un beneficio de 16.676 millones de euros, muy por encima de los 13.622 millones contabilizados en 2017. Casi la mitad correspondieron a uno sólo de ellos, el Santander, que permanece a la cabeza del sector desde hace un cuarto de siglo.

Esos 16.676 millones de euros se añaden a los 84.000 millones de euros que acumularon en el decenio 2008-2017. Lo que significa que, desde el estallido de la crisis, la gran banca suma más de 100.000 millones de beneficios, un dinero que daría para pagar más de dos veces el coste para el Estado de la reestructuración del sistema financiero.

Según los últimos datos proporcionados por el Banco de Españaese coste asciende a 42.621 millones de euros, a los que hay que agregar otros 22.332 millones procedentes del propio sector a través del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD). Todo ello sin contar lo perdido por accionistas y tenedores de preferentes y deuda subordinada.

A pesar de su aportación a través del FGD, la reestructuración del sistema financiero ha sido en general un buen negocio para la gran banca, pues le ha permitido crecer mucho en poco tiempo, a base de comprar los restos del naufragio de las antiguas cajas de ahorro y otras entidades a las que la crisis también se llevó por delante.

Los grandes bancos que más han engordado en términos relativos son el Sabadell, que en 2008 tenía 78.701 millones de euros en activos y cerró 2018 con 222.322 millones, y Caixabanc, que pasó de 260.827 a 386.622 durante el mismo periodo.

Sabadell se hizo con Banco Gallego, el Guipuzcoano, la Caja de Ahorros del Mediterráneo y Caixa Penedès. Caixabank adquirió Banco de Valencia, Banca de la Pequeña y Mediana Empresa, Caixa Gerona y Banca Cívica, fruto a su vez de la fusión de Caja Guadalajara, Cajasol, Caja Navarra, Caja de Burgos y Caja General de Canarias

Los dos líderes del sector no se quedaron a la zaga. Santander absorbió Banesto (que estaba en su órbita desde 1994), BanifCrédito BalearBanco CastillaVasconiaBanco Galicia y PopularBBVA asumió dos entidades creadas por cajas: Unim (Caixa Sabadell, Caixa Terrasa, Caixa Manlleu) y Catalunya Banc (Caixa Catalunya, Caixa Tarragona y Caixa Manresa).

Bankia, en sí mismo, fue fruto de la reestructuración del sistema financiero, pues nació de la unión de Caja Madrid, Bancaja y las cajas de Ávila, Segovia, Rioja, Laietana, Insular de Canarias y Sa Nostra.

Bankinter fue el único de los seis bancos del Ibex 35 que no participó en este reparto, llevado a cabo después de sanear las entidades y con garantías públicas para los compradores frente a futuros quebrantos.