Productividad, inversión y rentabilidad.

por michael roberts

El historiador económico radical Adam Tooze recientemente tuiteó en Twitter que " Siempre que veo cifras de la disminución en la tasa de crecimiento de la productividad de AE ​​(economías avanzadas), me quedo desconcertado: ¿tenemos realmente una explicación? ¿Realmente tenemos una explicación?

 

Desaceleración productividad laboral en países desarrollados 1964-2015Bueno, creo que sí. Como mencioné en una publicación anterior, en los últimos 40 años y especialmente en los últimos 15, ha habido una desaceleración generalizada en la producción por hora trabajada en las principales economías. Para las principales economías del G11 (que excluye a China), actualmente se está ejecutando a una tasa de tendencia de solo 0.7% anual.

 
Crecimiento productividad laboral G11 sin ChinaEl nivel de productividad de Rusia está disminuyendo, mientras que el de Italia y el Reino Unido apenas se está moviendo (gráfica izquier-da).

¿Pero por qué está cayendo el crecimiento de la productividad en las principales economías? El problema de la productividad ha sido debatido por los economistas tradicionales desde hace algún tiempo. La explicación keynesiana de 'demanda' es que el capitalismo se encuentra en 'estancamiento secular' debido a la falta de 'demanda efectiva ', que es necesaria para alentar a los capitalistas a invertir en tecnología que mejore la productividad. Esta es la opinión de los keynesianos como Larry Summers o Martin Wolf. John Bellamy Foster también lo promueve en forma semi-marxista en el Monthly Review.

Luego, hay un argumento del "lado de la oferta" de otros economistas convencionales de que no hay suficientes tecnologías efectivas para mejorar la productividad en las que invertir : el día de la computadora, Internet, etc., ha terminado y no hay nada nuevo que tenga el mismo efecto. impacto.  Esta tesis está fuertemente propuesta por Robert J. Gordon.

Pero también hay otra explicación muy simple. Hay tres factores detrás del crecimiento de la productividad : la cantidad de mano de obra empleada, la cantidad invertida en maquinaria y tecnología y el factor X de la calidad y la habilidad innovadora de la fuerza laboral. La contabilidad general del crecimiento llama a este último factor, la productividad total de los factores (PTF), medida como la contribución (residual) no contabilizada al crecimiento de la productividad después del capital invertido y la mano de obra.

La evidencia muestra que el crecimiento de la productividad se debe principalmente a la inversión de capital, que reemplaza la mano de obra por las máquinas , ya que las máquinas aumentan la producción de cada trabajador con la última tecnología y también reducen la cantidad de trabajadores necesarios. En el gráfico a continuación, el US Conference Board muestra, en los 20 años anteriores a la crisis financiera mundial, la principal contribución al crecimiento de la productividad provino de la inversión de capital (32% + 18%); La mano de obra aportó el 23% y la PTF el 26%.

Y el crecimiento de la PTF se desaceleró después de la Gran Recesión en la mayoría de las economías, excepto en China y la India. En los Estados Unidos, los tres factores que impulsaron el crecimiento de la productividad fueron los más fuertes en la década de la 'alta tecnología' de la década de 1990, pero en la década de 2000, todos los factores se desaceleraron drásticamente.

De hecho, la desaceleración del crecimiento de la productividad en las Economías Avanzadas comenzó en los años setenta. Y esto no es un accidente.

Crecimiento productividad laboral global 1954-2008La descomposición de los factores que impulsan el crecimiento de la productividad aclara las cosas. La disminución de la inversión en activos productivos, en particular la alta tecnología, llevó a una desaceleración de la productividad del trabajo. Aquí hay una figura generada por los economistas de JPMorgan recientemente. Ha habido una caída secular en la inversión de activos fijos al PIB en las economías avanzadas en los últimos 50 años, es decir, a partir de la década de 1970.

Países desarrollados. Baja de inversión de activos fijos 1970-2015Parte de la disminución de la inversión de capital y mano de obra en Estados Unidos se puede dejar al margen de una mayor globalización a medida que las compañías estadounidenses se fueron al extranjero para sus fábricas y actividades. Pero la inversión en el PIB ha disminuido en todas las economías principales (con la excepción de China).

En 1980, tanto las economías capitalistas avanzadas como las economías capitalistas "emergentes" (ex China) tenían tasas de inversión en torno al 25% del PIB. Ahora, la tasa promedia alrededor del 22%, o una disminución de más del 10%. La tasa cayó al 20% para las economías avanzadas durante la Gran Recesión.


Inversión en el PIB 1980-2018. China, emergentes y mundo sin China, avanzadosLos economistas de JPMorgan señalan que la situación se está poniendo seria. El crecimiento en la inversión global de negocios en nuevos equipos se está frenando por tercera vez desde que la Gran Recesión terminó en 2009.

Y los economistas de JPM comentan: "Lo más preocupante es que los últimos datos de la encuesta sugieren que la desaceleración del crecimiento del gasto de capital todavía no ha encontrado un fondo".   El pronóstico de su modelo proxy es de crecimiento cero en 2019.

Por lo tanto, la desaceleración secular del crecimiento de la productividad proviene de la desaceleración secular de una mayor inversión en activos de creación de valor productivo. La siguiente pregunta es la siguiente: ¿por qué las nuevas inversiones en tecnología comenzaron a disminuir a partir de los años 70? ¿Es realmente una 'falta de demanda efectiva' o una falta de tecnologías generadoras de productividad? Lo más probable es que sea la explicación marxista: las empresas en las principales economías experimentaron una caída secular en la rentabilidad del capital y comenzaron a pensar que no era lo suficientemente rentable invertir en montones de nuevas tecnologías para reemplazar la mano de obra.

La cifra ofrecida por JPMorgan sobre el declive a largo plazo en la inversión en activos fijos coincide perfectamente con el declive a largo plazo en la rentabilidad del capital en las principales economías (véase el gráfico a continuación).

Una tasa mundial de ganancias - promedio de 14 economías principales (ganancias como% de activos fijos)

 

Tasa mundial de ganancias.1868-2008Esto ha sido sorprendentemente claro en el período posterior a la Gran Recesión. En muchas economías importantes como los EE. UU., El Reino Unido, Japón y Europa, las empresas han preferido mantener su fuerza laboral y luego emplear a nuevos trabajadores en contratos más "precarios" con menos beneficios no salariales y contratos a medio plazo o temporales. Eso se revela en tasas de desempleo oficiales muy bajas junto con tasas de inversión bajas. Por lo tanto, el crecimiento de la productividad es pobre y, en general, el crecimiento del PIB real es inferior a la media.

Y la participación de la inversión en el sector de creación de valor productivo de las principales economías también ha disminuido debido al aumento de la inversión en mano de obra improductiva y en sectores, es decir. mercadeo, comercio, finanzas, seguros, bienes raíces, gobierno (particularmente gastos de armas, etc.). Estos sectores absorbieron una mayor participación en la plusvalía, lo que redujo la rentabilidad de los sectores productivos.

Una tabla producida por el economista marxista australiano, Peter Jones, en su nuevo libro, La caída de la tasa de ganancia y la Gran recesión, descompone los factores que afectan la tasa de ganancia en los sectores productivos de la economía de los Estados Unidos. Los factores que reducen la rentabilidad son: 1) una composición orgánica creciente del capital según el análisis marxista clásico; y 2) el aumento en la proporción de mano de obra improductiva.

A largo plazo, estos factores han superado a todos los factores contrarios que aumentan la rentabilidad, como la creciente tasa de explotación del trabajo o los efectos de degradación de las nuevas tecnologías. No es de extrañar, las tasas de inversión fija han estado cayendo y por lo tanto el crecimiento de la productividad.

Los economistas de JP Morgan también señalan que la desaceleración de la inversión productiva se debe a la desaceleración de la rentabilidad (lo que conduce a una falta de confianza empresarial para invertir): "la desaceleración proyectada en el crecimiento de capital se debe totalmente a una menor confianza y al crecimiento de las ganancias en comparación con años anteriores".

Pero hay otro factor clave que ha llevado a una disminución en la inversión en mano de obra productiva: el cambio de los capitalistas a especular en capital ficticio con la expectativa de que las ganancias de la compra y venta de acciones del mercado de valores y los bonos gubernamentales y corporativos ofrecerán mejores rendimientos que Inversión en tecnología para hacer cosas o entregar servicios. A medida que disminuía la rentabilidad de la inversión productiva, la inversión en activos financieros se hacía cada vez más atractiva.

El crecimiento del capital ficticio ha sido una característica a largo plazo desde el comienzo de la rentabilidad del capital a principios de los años ochenta. La participación de las ganancias del sector financiero en las ganancias totales en los EE. UU. Y otras economías capitalistas aumentó a un ritmo cada vez mayor hasta la crisis financiera mundial. Tenga en cuenta que esta participación solo se disparó a partir de los años ochenta.

Y gran parte de esta inversión es ficticia (como lo llamó Marx), ya que los precios de las acciones o bonos no tienen relación con las ganancias subyacentes de los activos de las compañías, y estos precios pueden disolverse en cualquier desplome financiero.

Peter Jones en su libro proporciona una medida de la cantidad de ganancias financieras que son ficticias y hay otros nuevos estudios en camino. Pero una medida cruda pero simple del tamaño del capital ficticio puede basarse en la Q de Tobin.  Nombrado en honor al economista izquierdista James Tobin de la década de 1970, mide la relación entre el precio de mercado de las acciones y el valor en libros (o precio) de Activos fijos de las empresas en una economía. La relación expresa así la porción ficticia de activos financieros.

Podemos ver que en el mercado alcista de las acciones desde principios de la década de 1980 hasta la quiebra de dot.com en el año 2000, el valor de mercado de las compañías de EE. UU. era aproximadamente un 70% superior al valor monetario de los activos de la compañía.

Cociente Q de Tolbin. 1900-2020Dado que la relación promedio a largo plazo de Q es de alrededor de 70 y no de 110 como ahora, puede evaluar el alcance de la parte ficticia de comprar activos financieros.

Entonces, mientras el mercado bursátil está en auge, con la ayuda de tasas de interés cercanas a cero y la flexibilización cuantitativa, la rentabilidad del capital productivo se mantiene baja y, junto con ello, un bajo crecimiento de la inversión y un crecimiento pobre de la productividad.

michael roberts | 11 mayo, 2019.