Entrevista a Guillermo Almeyra, editor internacional de La Jornada (México)

"La reunión del G7 fue desfavorable para Trump en todos los terrenos"

 

Escribió: Mario Hernandez en Rebelión

 

 

M.H.: Hubo una nueva reunión del G20, de las principales potencias económicas en el sur de Francia, donde ha tenido un importante protagonismo la situación que se vive en el Amazonas y que inclusive pone en tela de juicio la posibilidad del acuerdo entre la UE y el Mercosur. Al menos así lo ha manifestado el presidente francés Macron. ¿Qué nos puede comentar al respecto?

G.A.: A Macron el incendio en la Amazonia le cayó como anillo al dedo, porque ya estaba enfrentando una gran movilización continua de los agricultores franceses en contra del acuerdo, porque el Tratado de libre comercio permite la exportación de carne brasileña que es criada con hormonas, pesticidas, una serie de cosas prohibidas en Europa. Lo mismo la soja con glifosato, entonces lo agricultores llenaban de bosta, por ejemplo, los locales de los diputados de Macron o se los incendiaban, o rompían o los encadenaban. Hubo 27 casos de este tipo y hay una protesta generalizada. Cuando Macron vio eso no pudo protestar porque se le venía encima lo de Biarritz y aprovechó sin dudas el incendio para encontrar una justificación para no firmar el acuerdo, lo cual es un golpe contra los exportadores de soja y carne argentinos.

De todos modos satisface con las medidas, en parte, a los ambientalistas también porque hay una movilización muy grande contra el cambio climático, teniendo en cuenta que en Francia (y en los otros países) se hace muy poco contra el cambio climático. Macron tuvo que postergar la eliminación de la industria atómica, de la energía atómica, tuvo que postergar las medidas sobre el petróleo a raíz de esto.

Al tomar medidas contra los incendios en Amazonas, satisface de una sola vez a los ambientalistas, a los agricultores y a los demócratas de todo el mundo que repudian al fascista Bolsonaro. Hace lo que en Brasil dicen “matar tres conejos con un solo palo”.

Las medidas de la UE contra los incendios son muy tímidas, 20 millones de dólares cuando se está quemando media Bolivia, el Amazonas y la Chiquitanía es una locura. Además no toman medidas de fondo, porque Bolsonaro es el responsable del incendio en Brasil porque ha dado luz verde a los criadores de ganado que queman la selva para tener pasto y a los madereros, además porque elimina la selva y, por lo tanto, expulsa a los indígenas que están allí. Pero no han tomado ninguna medida de represalia cuando en realidad tendrían que hacerlo, porque según las Naciones Unidas, los regímenes anti democráticos o que hacen este tipo de crímenes tienen que ser penalizados de algún modo.

M.H.: Otro tema en el marco del G7 fue el anuncio de las negociaciones entre Washington y Beijing. ¿Cuál es el alcance de ese anuncio que hizo Donald Trump?

G.A.: Donald Trump había dicho que iba a poner nuevas tasas, nuevos impuestos a todos los productos chinos, incluso antes de llegar a Biarritz llamó a las empresas estadounidenses a irse de China. Eso es absurdo porque las empresas se irían por sus ganancias no por lo que les diga Trump. Además, empieza a preocupar la situación, incluso en EE UU, por la pelea entre Trump y la Reserva Federal. No le iban a aceptar eso. Ante esto retrocedió sin decir nada. Retrocedió también en cuanto al impuesto que le iba a poner a los vinos franceses, salió con un elogio al vino francés diciendo que a su mujer le gustaba mucho. Y aceptó el principio de los impuestos a Amazon, Apple, Google, que este año se aplicarán solo en Francia pero el año que viene se hará en toda la UE.

M.H.: Otra cosa que prometió Trump, esta vez al Primer Ministro inglés, Johnson, fue un gran acuerdo comercial cuando se sancione el Brexit.

G.A.: Sí, promete un acuerdo comercial pero Johnson todavía no se sabe si va a seguir como Primer ministro porque si le hacen la moción de censura que está preparando el Partido Laborista, hay un puñado de diputados conservadores que le van a votar en contra y queda sin mayoría entonces caería su gobierno.

En segundo lugar, no puede hacer la salida brutal que él propone porque no puede resolver el tema de los límites entre Irlanda del Norte e Irlanda del Sur, reaparecería una aduana ahí y sería el renacer de una guerra civil en Irlanda del Norte y al mismo tiempo se agregaría al desastre económico causado por el Brexit que sería muy grande. Así que difícilmente se pueda concretar nada. Es más una promesa, la zanahoria delante del burrito que otra cosa.

M.H.: No las tuvo todas consigo Trump, porque tampoco logró la readmisión de Rusia al G7.

G.A.: No. Además tuvo que retroceder en cuanto a lo de Irán, tuvo que aguantarse que Macron se entrevistara con Putin el día anterior, que le trajeran al Ministro de Relaciones Exteriores de Irán, ahora tiene que negociar con Irán porque aceptó. El tipo es imprevisible pero tuvo que dar marcha atrás en todo. No muy acelerada ni bruscamente, porque nadie lo empujó, pero fue una marcha atrás impresionante.

M.H.: Podríamos decir que el saldo de esta reunión fue desfavorable para los EE.UU.

G.A.: Sí. En todos los terrenos, porque por ejemplo es muy probable que el nuevo gobierno italiano que se va a definir hoy, esté presidido por Conte, no tendrá a Salvini y los fascistas que son los amigos de Trump. Trump estaba detrás de Salvini, el ministro del Interior, el que quiere dejar ahogar a la gente en el Mar Mediterráneo. Así que también en eso le fue mal.