Seis respuestas para el último recrudecimiento en Idlib

¿Crece la amenaza de un enfrentamiento militar entre Rusia y Turquía en Siria? La Unión Europea y la OTAN están alarmados. Aquí las preguntas y respuestas más importantes sobre los conflictos de intereses en la región.

¿Por qué el presidente turco Erdogan pidió ayuda a la OTAN?

Como miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Turquía puede invocar la promesa de asistencia de los demás socios, establecida en el artículo 5. Ankara ya ha hecho uso de esta opción anteriormente. El Gobierno turco le pidió ayuda a la OTAN e invocó una consulta en conformidad al artículo 4 del Tratado. En este se establece que los miembros se consultarán entre ellos "si, en opinión de cualquiera de las partes, la integridad del territorio, la independencia política o la seguridad de cualquiera de las partes se ven amenazadas". El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, reaccionó y realizó una sesión especial en favor de Turquía. Condenó los ataques de Rusia y Siria en la provincia de Idlib, e hizo un llamado a ambas partes para que respeten el derecho internacional. 

¿Dónde se sitúa la línea de conflicto entre Ankara y Moscú?

El recrudecimiento entre Rusia y Turquía en el norte de Siria ha ido en aumento durante meses. Los intereses no podían ser más diferentes: Moscú apoya a las tropas del Gobierno sirio que están realizando ataques aéreos masivos en la región de Idlib, para tomar control sobre el último bastión rebelde que queda. Por otra parte, Turquía está en desacuerdo con el régimen de Bashar al Assad y apoya a las milicias de la oposición. El último ataque aéreo a los soldados turcos es el clímax del conflicto. El Consejo de Política Exterior de Rusia (RSMD) compara la situación con el incidente del otoño de 2015, cuando aviones de combate turcos derribaron un bombardero ruso.

¿Cómo reacciona Rusia?

Moscú responsabiliza a Ankara por el recrudecimiento del conflicto. Según el ministerio de Defensa ruso, los militares turcos que murieron en los atentados de Siria se encontraban en medio de "unidades de combate terroristas". Ankara había incumplido los acuerdos de Sochi y no determinó una clara separación entre los miembros de la oposición moderada y los "terroristas" en Idlib, decía la acusación rusa. La revista especializada "Russia in Global Affairs" señaló en su perfil de Facebook que el presidente turco ha "aumentado las tensiones al máximo". Erdogan arrincona a Moscú y pone a prueba su "fiabilidad como aliado de Damasco".

¿Es probable un nuevo recrudecimiento?

A pesar de un conflicto de intereses, Turquía y Rusia están estrechamente relacionadas a nivel económico. El proyecto más importante, el gasoducto "Turkish Stream", ya está en funcionamiento desde mediados de enero. También tienen una cercana relación militar: para molestia de los socios de la OTAN, Turquía decidió en 2019 asegurar su espacio aéreo con el sistema de defensa de misiles ruso S-400. Además, Turquía depende del turismo masivo de Rusia. En 2015, Moscú prohibió los viajes a sus ciudadanos, lo que golpeó mucho a la industria turística turca.

¿Es posible una solución diplomática?

Las opciones para una solución son escasas. Según Ivan Starodubtsev, experto del thinktank Russian International Affairs Council (RIAC), Moscú no tiene ningún interés en realizar una cumbre cuatripartita en Estambul, con Recep Tayyip Erdogan (Turquía), Vladimir Putin (Rusia), Angela Merkel (Alemania) y Emmanuel Macron (Francia). El líder ruso elige la violencia. En este contexto, Rusia negociaría en el marco del "Cuarteto de Estambul" solamente si "se ha conseguido un éxito significativo en los campos de batalla de Idlib", afirmó el experto.

¿Se puede esperar una nueva ola de refugiados?

Según cifras de la ONU, al menos 900 mil personas han huido de los combates desde principios de diciembre. La fuga de miles de personas es la principal razón por la que Turquía condena la ofensiva militar del Gobierno sirio. Turquía ya ha acogido 3,6 millones de refugiados. Si la presión sigue aumentando, podría producirse un éxodo masivo a Turquía. Ankara teme que los terroristas islamistas también puedan entrar al país junto con los civiles que necesitan protección. "Antes de que abramos la frontera, se evaluarán todos los riesgos para asegurarse de que no hay yihadistas entre la gente", declaró el ministerio del Interior turco.

(ju/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas.