El origen del coronavirus que los medios decidieron mantener en secreto

En diciembre de 2019 se habían detectado en Estados Unidos 2.506 casos de una extraña neumonía, con un saldo de 54 muertes, cuya causa se atribuyó al uso de cigarrillos electrónicos

Escribió:  L. BUITRARCIA

 

Cuando comenzaron a surgir los primeros casos del coronavirus COVID-19, los medios de comunicación no dudaron en indicar que el brote se había originado en el mercado de animales de Huanan, ubicado en la ciudad china de Wuhan.

La interrogante de dónde, cuándo, cómo y por qué comenzó el virus que ataca en la actualidad al menos a 155 países no ha podido ser respondida con certeza. Sin embargo, nuevas investigaciones realizadas por científicos chinos y japoneses revelan que el virus  no se  originó en la nación asiática, sino en Estados Unidos, a miles de kilómetros de Wuhan.

Asimismo, dejan claro que el brote no provino del consumo de serpientes ni murciélagos, tal y como se apresuraron a reportar, sin pruebas, los principales medios de comunicación del mundo.

Los medios no duraron en indicar que el COVID-19 se había originado en el mercado de Wuhan, en China. Foto: Insider.

El COVID-19 no se originó en Wuhan

El estudio publicado en ChinaXiv, un sitio para publicaciones de investigadores y científicos, revela que el COVID-19, se introdujo en el mercado de Wuhan y luego se extendió rápidamente, producto de la gran afluencia de público del mundo entero que frecuenta este lugar.

El informe plantea que el paciente cero transmitió el virus a los trabajadores o vendedores del mercado, que siempre está abarrotado de público, lo que facilitó la rápida transmisión del virus a los compradores, provocando una propagación más amplia a principios de diciembre de 2019.

“Este hallazgo fue resultado del análisis de los datos del genoma, las fuentes de infección y la ruta de propagación de las variaciones del nuevo coronavirus recolectado en China”, reseñó The Global Times.

Las autoridades médicas y agencias de inteligencia chinas realizaron una búsqueda rápida y amplia del origen del virus, recolectando cerca de 100 muestras del genoma en 12 países diferentes de cuatro continentes, identificando todas las variedades y mutaciones.

En la investigación, determinaron que el brote del virus había comenzado mucho antes, probablemente en noviembre.

La exhaustiva búsqueda explicaría por qué ha existido tanta dificultad para localizar e identificar al ‘paciente cero’.

En forma independiente, los investigadores chinos y los japoneses llegaron a la misma conclusión: el virus no comenzó en China, se introdujo allí desde el exterior.

«Aunque el COVID-19 se descubrió por primera vez en China, esto no significa que se originó en China. Puede haberse originado en otro lugar, en otro país», indicó el pasado 27 de enero el principal especialista chino en el sistema respiratorio, Zhong Nanshan.

Investigadores chinos y japoneses concluyeron que el coronavirus tuvo su origen en Estados Unidos, donde antes del brote de Wuhan se registraron más de 14.000 muertes atribuidas a la influenza. Foto: Web.

¿Epicentro en Estados Unidos?

A mediados de febrero, la cadena de televisión japonesa Asahi afirmó que el coronavirus se originó en Estados Unidos, donde algunas, o muchas, de las 14.000 muertes atribuidas a la influenza pueden haber sido resultado del coronavirus.

La estación sugirió que el Gobierno norteamericano, incluso, pudo no haber comprendido la rapidez con que se había propagado el virus dentro de su territorio.

Para realizar esas afirmaciones Asahi presentó documentos científicos e informes que dejaron claro que la población no estaba al tanto de la causa de las muertes, porque EE.UU. no realizó la prueba o no dio a conocer los resultados.

La revelación de que el brote de COVID-19 pudo haber ocurrido primero en EE. UU. despertó un ola de comentarios, no solo en Japón sino también en China, convirtiéndose inmediatamente en un tema viral en redes sociales de ese país, especialmente desde octubre, cuando se celebraron los Juegos Mundiales Militares en Wuhan, y se considera ampliamente probable que el virus puede haberse transmitido en ese momento, de una fuente extranjera.

«Quizás delegados estadounidenses llevaron el coronavirus a Wuhan, luego se produjo una mutación en el virus, lo que lo hizo más mortal y contagioso, y causó un brote generalizado este año», reportó en esa oportunidad el diario People’s Daily.

Posteriormente, el 27 de febrero, Taiwán presentó en un noticiero una serie de  diagramas de flujo en los que se sugirió que el coronavirus se originó en Estados Unidos.

La ubicación geográfica con la mayor diversidad de cepas de virus debe ser la fuente original y EE. UU. tiene las cinco cepas conocidas del virus. Imagen: Global Times.

En el programa se recordó que, en diciembre de 2019 se habían detectado en Estados Unidos 2.506 casos de una extraña neumonía, con un saldo de 54 muertes, cuya causa se atribuyó al uso de cigarrillos electrónicos.

Un destacado virólogo y farmacólogo taiwanés también ofreció detalles sobre los diversos haplotipos (variedades del virus) y la manera en se relacionan entre sí, dejando claro que uno debió haber llegado antes que otro y que un tipo deriva de otro.

Aclaró que el tipo que infecta a Taiwán existe solo en Australia y Estados Unidos, y ya que Taiwán no cuenta con masivas visitas de australianos, el virus podría haber venido solo del país norteamericano

Explicó que la ubicación geográfica con la mayor diversidad de cepas de virus debe ser la fuente original, porque una sola cepa no puede emerger de la nada.

El virólogo taiwanés ofreció detalles sobre la evolución del coronavirus. Foto: Global Times.

Solamente Estados Unidos tiene las cinco cepas conocidas del virus (mientras que Wuhan y la mayoría de China tienen solo una, al igual que Taiwán y Corea del Sur, Tailandia y Vietnam, Singapur e Inglaterra, Bélgica y Alemania), algo que constituye una tesis que los haplotipos en otras naciones pueden haberse originado en Estados Unidos”, refirió The Global Times.

Ni Irán ni Italia, que son los países con más casos de COVID-19 después de China, fueron incluidos en las pruebas anteriores, pero sus científicos han logrado descifrar el genoma obteniendo variedades diferentes a las de la nación asiática, lo que significa que el haplotipo no se originó allí, sino que necesariamente se introdujo desde otra fuente.

En ese orden de ideas, en Italia el coronavirus tiene aproximadamente la misma tasa de mortalidad que en China, tres veces más grande que en otras naciones, mientras que el haplotipo en Irán parece ser el más mortal, con una tasa de mortalidad de entre 10 % y 25 %.

En Estados Unidos se registraron 200 casos de una misteriosa fibrosis pulmonar que podría obedecer al COVID-19.

Fibrosis, muertes y coronavirus

El virólogo taiwanés recordó además que recientemente en Estados Unidos se han registrado más de 200 casos de una extraña «fibrosis pulmonar», que han causado la muerte debido a la incapacidad de los pacientes para respirar, y cuyas afecciones y síntomas no han podido explicarse.

El científico escribió artículos informando a las autoridades de salud de ese país que consideraran seriamente que esas muertes fueron resultado del coronavirus, aunque fueran atribuidas a los cigarrillos electrónicos, sin ahondar más en el tema.

Asimismo, el médico taiwanés declaró que el brote del virus comenzó antes de lo que reportaron los medios. «Debemos mirar a septiembre de 2019«, refiriéndose al caso de unos japoneses que viajaron a Hawai y regresaron a sus hogares infectados.

Estos turistas nunca habían estado en China y sus cuadros virales se generaron dos meses antes de las infecciones y justo después de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) y el laboratorio de armas biológicas de Fort Detrick cerraran de forma repentina, alegando que las instalaciones eran insuficientes para evitar la pérdida de patógenos.

Adicionalmente, el sitio web de noticias chino Huanqiu reseñó un caso en EE. UU. en el que los médicos le dijeron a un familiar de una mujer que había fallecido producto de una gripe, aunque el certificado de defunción señalaba al coronavirus como la causa de la muerte.

El 26 de febrero, la red de noticias KJCT8, afiliada a ABC News, recogió el testimonio de Almeta Stone, residente de Montrose, Colorado, quien expresó: «Ellos (el personal médico) nos informaron que se trataba de una gripe, pero cuando obtuve el certificado de defunción aparecía el coronavirus como la causa de muerte».

El coronavirus ha afectado a 155 países y más de 180 mil personas, por lo que para llegar a conclusiones más determinantes y definitivas sería necesario examinar muestras de virus de cada una de esas naciones, lo que permitiría determinar el verdadero origen del COVID-19, así como de sus fuentes y patrones de propagación.