El ejército israelí tenía orden de matar a integrantes de la Flotilla de la Libertad

 

Declaró: Hanin Zoabi; publicó:  Agencia EFE

 

En los interrogatorios que efectúa la comisión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU relacionados con la investigación sobre el ataque a la Flotilla de la Libertad el 31 de mayo último, la diputada israelí Hanin Zoabi declaró que el Ejército de su país tenía la orden de matar a los activistas del convoy y solicitó que se investigara al primer ministro de su país, Benjamín Netanyahu.

 

La diputada israelí, Hanin Zoabi (1) aseguró que el ejército de su país tenía la orden de matar a los integrantes de la Flotilla de la Libertad, de la que ella era parte, que el pasado 31 de mayo fue atacada por soldados del gobierno de Tel Aviv mientras se dirigía a Gaza con ayuda humanitaria para los palestinos de esa región.

 

La parlamentaria hizo estas afirmaciones durante su intervención ante la comisión del Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que realiza una investigación sobre el atentado que sufrió el convoy humanitario y que acabó con la vida de nueve activistas.

 

''Desde el momento que percibimos el asalto del ejército (de Israel), yo comprendí que nos matarían a algunos de nosotros, entendí que los soldados tenían la misión de matar'', dijo Zoabi, quien estaba a bordo de la embarcación humanitaria turca que fue atacada.

 

La diputada explicó que los activistas de la flotilla estaban completamente desarmados y que el supuesto armamento que los miembros de las naves usaron para defenderse de los soldados israelíes eran utensilios que se podían encontrar en cualquier embarcación.

 

Zoabi también dijo que exigirá a la comisión que abra una investigación al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, así como también al ministro de Defensa de ese país, Ehud Barak, y al jefe del ejército, teniente general Gabi Ashkenazi, quienes -según la diputada- tienen responsabilidad personal por el ataque a las embarcaciones, al que calificó de "criminal y pirata".

 

También tiene estipulado solicitar al Consejo que se expanda la jurisdicción de su investigación para que se pueda indagar sobre las violaciones al derecho internacional que lleva a cabo Israel con el bloqueo de Gaza, además de los crímenes de guerra y contra la humanidad que ha perpetrado durante cuatro años en esa región.

 

La comisión de la CDH fue establecida a principios de agosto por el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, y la conforman tres jueces de Malasia, Reino Unido y Trinidad y Tobago.

 

El grupo de tres expertos debe presentar el 27 de septiembre próximo un informe ante el CDH con los resultados desprendidos de las entrevistas efectuadas a testigos y funcionarios implicados en el asalto.

 

En el momento de la creación del comité, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas explicó que éste sólo establecería los hechos que sucedieron en el ataque a la flotilla.

 

''El Comité no tiene como propósito determinar responsabilidades criminales individuales, sino examinar e identificar los hechos, circunstancias y contexto del incidente, así como recomendar maneras de evitar que se repita", afirma la resolución del Consejo de Seguridad sobre el tema.

 

Los interrogatorios que forman parte de la indagación comenzaron esta semana en la capital jordana, Amman.

 

Los tres especialistas escucharán el testimonio de la mayoría de los 33 ciudadanos de Jordania que se encontraban a bordo del barco Mavi Mármara, uno de los seis que formaban parte de la Flotilla de la Libertad.

 

Antes de llegar a Jordania, donde permanecerán hasta el 4 de septiembre, los expertos adelantaron sus investigaciones en Ginebra durante dos semanas donde entrevistaron a varios ciudadanos turcos e israelíes y el pasado domingo 22 de agosto viajaron a Turquía para continuar con su misión.

 

(1) Hanin Zoabi es una legisladora israelí de origen árabe que fue despojada de sus fueros en represalia por haber integrado la "flotilla de la libertad", que pretendía llevar ayuda humanitaria a Gaza y fue asaltada por las fuerzas armadas en aguas internacionales, matando a 9 de sus tripulantes.