Si los precios mundiales siguen en alza podrían repetirse las condiciones de 2008

Los alimentos caros aceleran el deterioro en países pobres: BM

 

Escribió: Roberto González Amador, La Jornada, México

 

El alza en el precio de los alimentos no ha dejado de ser un factor de preocupación por su efecto entre la población más pobre, en un momento en que la economía mundial se aleja de la recesión en la que cayó en 2009.

 

"Los aumentos de dos dígitos que se registraron en los últimos meses en los precios de los principales productos básicos están ejerciendo presión sobre los hogares de países que ya sufrían una elevada carga de pobreza", sostuvo el Banco Mundial, en un reporte publicado anoche.

 

Según el reporte Perspectivas económicas mundiales para 2011 los actuales precios "relativamente altos" de los alimentos tienen una repercusión mixta. En muchas economías, añadió el informe, la depreciación del dólar estadunidense, el mejoramiento de las condiciones locales y los crecientes precios de los bienes y servicios hacen que el precio real de los alimentos no haya aumentado tanto como el precio, medido en dólares estadunidenses, de los productos alimenticios básicos comercializados internacionalmente.

 

Lo que deja claro el informe del Banco Mundial es que los aumentos ocurridos en la segunda mitad de 2010, que alcanzaron dos dígitos para granos como trigo, maíz y arroz, ya comenzaron a afectar a los hogares en los países con mayor pobreza y desnutrición.

 

"Si los precios mundiales de los alimentos continúan aumentando junto con otros productos básicos clave, no se puede descartar una reiteración de las condiciones de 2008", añadió.

 

El reporte mencionó que el incremento en el precio de los alimentos observado en el segundo semestre de 2010 despertó temores de una repetición de la crisis de alimentos ocurrida en 2008, cuando la cotización internacional de los granos básicos llegó a un nivel récord después de cuatro años de escasa variación, con "consecuencias extremas" para la pobreza. Aun cuando en 2010 los precios terminaron 7 por ciento abajo, en términos de dólares, respecto del pico de 2008, medidos en monedas locales fueron inferiores en 30 por ciento respecto del nivel máximo. "Por inferencia, no obstante la aceleración reciente en precios, las implicaciones para el nivel de pobreza global debería ser, por el momento, limitada", añadió.

 

La verdadera preocupación, consideró el organismo en el informe, radica en la posibilidad de que los precios de los alimentos se sigan incrementando, tanto porque los precios del petróleo (la agricultura es una actividad intensiva en el uso de este energético) se mantengan en un nivel elevado o porque ocurran afectaciones en las cosechas de los siguientes meses. En tales circunstancias, los precios de alimentos podrían seguir fortaleciéndose y convertirse otra vez en una fuente de aumento de la pobreza, abundó.

 

"Finalmente para los pobres lo que realmente importa es la forma en que los precios de los alimentos que consumen evolucionan respecto de su ingreso. Aquí la historia se vuelve más complicada. La gran mayoría de los alimentos consumidos en los países en desarrollo son producidos localmente. El maíz, arroz y trigo comercializado internacionalmente representan entre 7 y 19 por ciento de la producción mundial de esos granos, y una mucho menor proporción del total de alimentos consumidos en esas naciones. El precio actual de los alimentos consumidos por los pobres depende más de las condiciones en que se dan las cosechas locales, los impuestos, subsidios y costos de transportación y distribución, que de los movimientos de los precios internacionales en dólares o de las variaciones en los tipos de cambio", señaló.

 

Crecimiento sostenido

 

El Banco Mundial consideró en el informe que la economía mundial se desplaza desde una fase de repunte posterior a la crisis de 2008-2009 hacia un crecimiento más lento pero aún sólido en 2011 y 2012. Como ha ocurrido en los últimos meses, los países en desarrollo serán la vanguardia, al aportar la mitad del crecimiento mundial, apuntó el organismo.

 

El producto interno bruto (PIB) mundial habría crecido 3.9 por ciento en 2010, se desacelerará a 3.3 por ciento en 2011, para llegar a 3.6 por ciento en 2012.

 

En América Latina y el Caribe, región que reportó una contracción del PIB de 2.2 por ciento en 2009, el PIB creció 5.7 por ciento en 2010 y se desacelerará a 4 por ciento en 2011 y 2012, según la estimación del Banco Mundial.

 

Respecto de México, el organismo aseguró que el país fue uno de los pocos en la región de América Latina que no se recuperó completamente de la crisis en 2010. El PIB habría crecido 5.2 por ciento en 2010 (los datos oficiales no se conocerán sino hasta febrero), para aminorar a un repunte de 3.6 por ciento en 2011 y de 3.8 por ciento en 2012, calculó el Banco Mundial.