Mensaje personal de Noam Chomsky sobre Z

Publicó: revista-amauta.org

 

Vivimos en una era de concentración mediática, donde se despliegan grandes esfuerzos (tanto políticos y económicos como militares y ideológicos) para proteger el estado y el poder privado del debate crítico o incluso de la conciencia popular, y para que los ciudadanos sean reducidos a criaturas atomizadas y aisladas que se limitan a satisfacer ‘necesidades individuales creadas’. Esta campaña masiva y coordinada ha sido parcialmente exitosa, pero sólo de manera limitada.

 

El ámbito, la magnitud y la dedicación del activismo popular también han aumentado, en todo el mundo, logrando alcanzar un nivel de solidaridad internacional y de apoyo mutuo nunca visto antes. Los conflictos básicos son muy viejos, pero han tomado nuevas formas importantes y dramáticas, y lo que está en juego es hoy más importante que nunca. No es, lamentablemente, ninguna exageración decir que es la supervivencia de la especie la que está en peligro — y la de muchas más. Todos sabemos porqué.

 

Los movimientos populares son la esperanza de un futuro viable. Por supuesto, necesitan disponer de información y de modos de interactuar. Además de la prensa y de los medios audiovisuales alternativos, en gran parte se han apoyado en internet, el cual nos permite escapar de los límites del sistema doctrinal, explorar, investigar y debatir cuestiones importantes los unos con los otros, planificar y organizar.

 

Z Magazine y ZNet han desempeñado un papel decisivo a la hora de cumplir todas estas funciones. Lo compruebo cotidianamente. Viajo y doy charlas en permanencia, en los EE.UU y en el extranjero, y dedico gran parte de mi tiempo a responder a preguntas y comentarios. Constantemente descubro que la gente y las organizaciones con quien entro en contacto se apoyan en gran parte en los proyectos de Z para disponer de información, debate y oportunidades de interactuar y organizar, hasta tal punto que resulta asombroso. Es también una fuente valiosa de información para mí personalmente, en todos estos aspectos, y es para mí también un foro de intensa – y muy constructiva – discusión, la única en la que participo con frecuencia. Me sirve también para publicar mis propios artículos, entrevistas, comentarios, etc. Y sé que muchos más tienen la misma experiencia.

 

Es de importancia crucial, para mí, que Z y ZNet sigan floreciendo y expandiéndose, sin mencionar sus crecientes esfuerzos en el audiovisual o su incomparable escuela de verano, sin duda la más estimulante e instructiva que he conocido nunca. Y ahora se están expandiendo, ofreciendo todavía más servicios e instalaciones en un esfuerzo increíblemente ambicioso de crear una comunidad y fomentar una comunicación a una escala superior. Lo repetiré, no creo que lo que está en juego sea una exageración. Espero que todos los que estamos dedicados en resistir y revertir las fuertes corrientes de reacción, opresión y violencia, y en mostrar que otro mundo es realmente posible, contribuirán de la mejor manera que puedan para asegurarse de que los excepcionales logros de Z y ZNet serán llevados hacia adelante.