Elecciones en Irlanda

Éxito del Sinn Fein y de la extrema izquierda

 

Escribió: Chesús Yuste en innisfree1916.wordpress.com

 

Las elecciones generales en la República de Irlanda darán para muchos análisis. Uno de ellos es el éxito del Sinn Féin, que ha alcanzado unos resultados históricos, multiplicando su representación como nunca antes en la historia del estado irlandés. Ha pasado de 143.000 votos en 2007 a 220.000 (según el recuento provisional), un subidón de más de un 50% en voto popular, que le ha llevado del 6,9% al 10% y que ha multiplicado sus parlamentarios de 4 (recordemos que el 5º fue elegido en las elecciones parciales de Donegal Sudoeste en noviembre pasado) a 13. Y podrían llegar a 15 en las próximas horas, si se confirman las opciones de Brian Stanley en Laois-Offaly y de John Brady en Wicklow.

 

Tras el estancamiento de 2007 (en que se perdió un escaño, el de Sean Crowe en Dublín Sudoeste), se realizaron análisis muy pesimistas sobre el futuro inmediato del Sinn Féin. Entonces Gerry Adams auguró que regresarían y así ha sido. El líder del SF apostó por renunciar a su cómodo feudo en Belfast Oeste para jugársela en un campo nuevo. Quiso pasar de ser el líder de uno de los dos principales partidos del Norte de Irlanda a encabezar una minoría en el Parlamento de Dublín. Quienes acusaban al SF de carecer de liderazgo en la República de Irlanda tendrán que buscar otra excusa. A pesar de ser acosado durante toda la campaña por su presunta pertenencia al IRA y su presunta relación con un asesinato de hace cuarenta años, Gerry Adams ha sido el candidato más votado en Louth y ha ganado su escaño en el primer recuento.

 

Y el SF no sólo ha mantenido los escaños que tenía (Cavan-Monaghan con Caoimhghín Ó Caolain, Kerry Norte con Martin Ferris, Dublín Sur Central con Aengus Ó Snodaigh, Donegal Sudoeste con Pearse Doherty y Louth con Gerry Adams, que ha mantenido el escaño que deja Arthur Morgan), sino que ha entrado en nuevas áreas: se consolida en Donegal (también el Nordeste con Pádraig MacLochlainn), irrumpe en Cork (el distrito Norte-central con Jonathan O’Brien y el Este con Sandra McLellan), avanza en varios distritos de Dublín (en el Central con la vicepresidenta del SF Mary Lou McDonald -que se quedó en puertas en 2007-; el Sudoeste con Sean Crowe -que recupera el escaño que había perdido en las anteriores elecciones-; y el Noroeste con Dessie Ellis) y aparece en distritos menos esperados como Meath Oeste (Peadar Tóibín) y Sligo/North Leitrim (Michael Colreavy). El mapa resultante presenta al SF bien implantado, por un lado, en todos los distritos limítrofes con Irlanda del Norte y, por otro, en las grandes ciudades (Dublín y Cork).

 

La estrategia de Gerry Adams trasladándose al sur de la frontera de la partición ha sido respaldada por los electores. Su discurso nacionalista y de izquierdas ha sabido conectar con amplias capas del electorado irlandés descontento por la crisis, indignado por la connivencia entre banqueros, constructores y ministros que ha arruinado el país y herido por la draconiana receta impuesta por el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional en su operación de rescate. Ciertamente, la correlación de fuerzas no permite que el SF pueda respaldar un gobierno progresista, pero su grupo parlamentario, más fuerte ahora, sí podrá encarnar la oposición desde la izquierda y dará voz a los movimientos populares que rechacen las medidas conservadoras del gobierno que encabece Enda Kenny.

 

En estas elecciones, al calor de la crisis económica, ha irrumpido en la escena política irlandesa un nuevo actor: la Alianza Izquierda Unida (United Left Alliance, ULA). Una coalición formada por el Socialist Party (SP), de ideología trotskista, cuyo referente es el eurodiputado Joe Higgins, el partido People Before Benefit (la gente antes que el beneficio) y el Workers and Unemployed Action Group de Tipperary (WUAG, grupo de acción de trabajadores y desempleados, escindido del Partido Laborista).

 

ULA ha presentado 20 candidatos en otras tantas circunscripciones, aunque no aparecen bajo esas siglas en las papeletas porque no se han registrado oficialmente como partido político. Por ello, cada candidato aparecía con las siglas de su organización respectiva: 9 del SP, 9 de PBP, 1 de WUAG y 1 independiente. Sin duda, ULA es uno de los triunfadores de estas elecciones: ha obtenido 48.330 votos, un 2,5%, y cinco parlamentarios.

 

Los flamantes cinco parlamentarios de United Left Alliance son:

 

    Clare Daly (SP) en Dublín Norte

    Joe Higgins (SP) en Dublín Oeste

    Richard Boyd Barrett (PBP) en Dún Laoghaire

    Joan Collins (PBP) en Dublín Sur-Central

    Séamus Healy (WUAG) en Tipperary Sur