La intervención militar en Libia es contra los rebeldes

Escribió: Eugenio Carrasco; publicó: aporre

Tropas de Arabia Saudita y Emiratos Árabes cruzaros su frontera para reprimir violentamente las manifestaciones de la población civil que demanda reivindicaciones sociales y cambios democráticos en Bahrain.

El mismo 20 de marzo, cuando bombas estadounidenses y francesas caían sobre Trípoli, el Ministro de Exteriores de Bahrein, el jeque Jalid bin Ahmad bin Muhamad Al Khalifa, anunciaba que llegarían más tropas de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes para acabar con las manifestaciones pacíficas.

Las tropas de Arabia Saudita no habían cruzado su frontera sino de manera simbólica a Kuwait en 1991 y a Irak en 2003.

En Yemen, la dictadura de 32 años decretó estado de emergencia tras la arremetida brutal de las fuerzas militares que solo en este fin de semana han asesinado a más de 50 personas y herido a otras doscientas.

Hace unas semanas, las fuerzas de seguridad de Irak asesinaron a una docena de manifestantes, mientras otros cien resultaban heridos, tras las protestas por reformas económicas, servicios sociales, empleos y el fin de la corrupción.

A todos ellos, aliados del imperialismo occidental, Obama les pide “moderación”.

A cambio, las dictaduras árabes pro-occidentales que hacen la gran mayoría en la Liga Árabe, reciben el compromiso de Estados Unidos y la Unión Europea a no interferir en sus asuntos internos: reprimir las manifestaciones populares progresistas, poniéndole así un freno a las revoluciones que se iniciaron en Egipto y Túnez, cuando las potencias occidentales no pudieron reaccionar a tiempo.

Libia representa ahora la gran oportunidad de actuar contra ellas.

El 12 de marzo, la Liga Árabe en votación dividida, se pronunció a favor de establecer una zona de exclusión aérea en Libia.

Cinco días después, el 17 de marzo, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas la aprobó, y los países que votaron a favor, o se abstuvieron, se justificaron precisamente por la posición que asumió la Liga Árabe.

Estados Unidos y Francia expresaron que no podían obviar el apoyo de la Liga Árabe a la zona de exclusión aérea, y han asegurado que actuarán con mayor o menor fuerza, de acuerdo a lo que ésta indique.

Por otra parte, países como Rusia, China, India y Brasil, dijeron que haber votado en contra de la resolución habría sido contradictorio con la apreciación que sobre el conflicto tiene la propia región, representada por su puesto, por la Liga Árabe.

En cuestión de horas la zona de exclusión aérea pasó a ser una intervención militar, y las bombas comenzaron a caer sobre Trípoli.

Marruecos, Emiratos Árabes, Catar, Jordania e Irak, se sumaron a la “coalición militar” de occidente.

La Liga Árabe critica ahora el ataque militar sobre Libia, una forma diplomática de lavarse las manos después de apretar el gatillo, lo que seguramente fue también pactado con las potencias occidentales.

La intervención militar no es entonces para acabar con la dictadura de Gadafi, sino contra los propios rebeldes.

De esta manera, Estados Unidos y Europa podrán dirigir el “cambio de régimen” en este país, de acuerdo a sus intereses hegemónicos. Luego de acabar con Gadafi, podrán instalar en Libia a otro payaso corrupto como lo hicieron en Afganistán.

A cambio de perpetuar las dictaduras árabes pro-occidentales, la intervención militar en Libia evitará que un cambio progresista en la región convierta al Medio Oriente en un polo de poder geopolítico que ponga en riesgo los intereses hegemónicos de Estados Unidos, Europa e Israel en la región, que en el contexto de la crisis del capitalismo y la voracidad por el agotable petróleo y otros recursos naturales escasos, se hace urgente e indispensable.

Cualquier parecido con lo que ha sido históricamente la policita exterior de Estados Unidos hacia America Latina, no es coincidencia: mantenimiento de las dictaduras a cambio de la perpetuación del imperialismo y la hegemonía de explotación capitalista neoliberal.

America Latina se ha levantado; el Medio Oriente y África eventualmente también lo harán.

carrascoeugenio@yahoo.com