Hay una diferencia de 8.2% en los salarios entre mujeres y hombres: encuesta

Las condiciones salariales muestran uno de los principales aspectos de desigualdad laboral, señala el instituto

 

De la Redacción de La Jornada, México

 

México, DF. Datos de la Encuesta Nacional sobre Ocupación y Empleo 2010, correspondientes al segundo trimestre, revelaron que existe una diferencia de 8.2 por ciento en los salarios entre mujeres y hombres en detrimento de ellas.

 

El Instituto Nacional de las Mujeres afirmó que las condiciones salariales muestran uno de los principales aspectos de desigualdad laboral entre mujeres y hombres, la cual se observa en todos los grupos de ocupación, a excepción del de trabajo doméstico, en el que el salario de las mujeres supera en un 5.7 por ciento al de los hombres.

 

El grupo que presenta la mayor desigualdad en beneficio de los varones es el de vendedores independientes, donde la diferencia es de 51.6 por ciento, mientras que entre los funcionarios públicos y gerentes del sector privado la magnitud de cambio necesaria para igualar los salarios es de 25.6 por ciento.

 

En un comunicado, el Inmujeres subrayó otros datos de la ENOE, como que en zonas de elevada marginación y rezago social la participación de las mujeres es similar a los niveles de hace 40 años, es decir, cercana al 20 por ciento.

En 2010 42.5 por ciento de las mujeres mexicanas trabajaban para el mercado, mientras que el 77.6 por ciento de los varones lo hace.

 

Las tasas de participación económica más elevadas, por encima del 50 por ciento, corresponden a mujeres que tienen entre 20 y 49 años de edad y las mujeres con mayor escolaridad.

 

En contraste, las tasas de participación económica más bajas se observan en los grupos de edad extremos, como son mujeres entre 14 y 19 años y las de 60 años y más, así como entre las mujeres que no terminaron la primaria.

 

En referencia a los grupos de ocupación con mayor presencia femenina, los de educación y servicios personales superan el 60 por ciento, mientras que en los grupos de conductores de maquinaria móvil y medios de transporte, y de servicios de protección y vigilancia y fuerzas armadas, la presencia femenina es casi nula o muy baja (menos del 8 por ciento).