Sayyed Jameni Apoya las Revoluciones Predice Fracaso de EEUU

Equipo del Sitio Web de Al Manar

 

Millones de iraníes han celebrado el Nuruz, o Nuevo Año Persa, que estuvo marcado por un discurso del Líder Supremo, ayatola Sayyed Ali Jamenei, en el que predijo el fracaso de EEUU y insistió en el hecho de que no hay distinción entre sunníes y shiíes.

 

Irán apoya “todos los movimiento de revuelta” en la región sin hacer distinción entre shiíes y sunníes, dijo el lunes el Guía Supremo de la Revolución, Ayatola Sayyed Ali Jamenei, que predijo el fracaso de EEUU en su intento de “confiscar” las revoluciones populares.

 

“Irán apoya todos los movimientos de revuelta (en la región) que tienen por eslógan el Islam y la libertad”, declaró el número uno iraní delante de una enorme multitud reunida en Mashhad (noreste) de Irán con ocasión de su discurso tradicional por el año nuevo iraní.

 

“La posición de la República Islámica es clara. Defendemos a los pueblos y sus derechos. Estamos contra de los dictadores y opresores en todo el mundo,” añadió en su discurso, que fue difundido por la televisión estatal.

 

“Lo que sucede en la región es un signo del despertar islámico”, estimó denunciando vehementemente a EEUU en la persona de su presidente Obama. “El fracaso de EEUU va a continuar gracias a Dios”, afirmó.

 

“EEUU intenta confiscar las revoluciones de Túnez y Egipto llevando al poder a sus protegidos” después de la caída de los dictadores Ben Ali y Hosni Mubarak, “pero fracasarán”, declaró Sayyed Jamenei.

 

“No hacemos distinción entre Palestina, Túnez, Libia, Egipto, Bahrein y Yemen. Condenamos la injusticia en todas partes y apoyamos los movimientos de los pueblos en favor del Islam y la libertad,” señaló.

 

Él rechazó además todo conflicto entre shiíes y sunníes afirmando que el movimiento revolucionario en Bahrein, cuya población es mayoritariamente shií, al igual que en Irán, era comparable a los otros movimientos de la región.

 

“No hay un conflicto entre sunníes y shiíes. En Bahrein, es un pueblo que se rebela contra la injusticia como en Egipto, Túnez, Yemen y Libia. No hay diferencia,” declaró Sayyed Jamenei, que afirmó que Arabia Saudí había “cometido un error” al enviar sus tropas a Bahrein para sostener a la dinastía sunní de los Al Jalifa.

 

El Líder Supremo iraní condenó igualmente la intervención militar occidental en Libia. “Irán condena la intervención militar puesto que “ellos quieren meter mano al petróleo,” declaró el ayatola Jamenei, que denunció al mismo tiempo la represión lanzada “por el gobierno libio contra su pueblo.

 

Sayyed Jamenei dijo también el lunes que el presidente norteamericano Barack Obama “mentía” al afirmar que apoyaba al pueblo iraní en su mensaje con ocasión del año nuevo iraní.

 

“El presidente de EEUU ha declarado que apoya al pueblo iraní. Ellos finjen que están contra los dictadores y que son partidarios de los pueblos, pero mienten,” declaró el ayatola Jamenei.

 

Él afirmó que Washington había sostenido hasta el fin al presidente egipcio, Hosni Mubarak, y al presidente tunecino Ben Ali, que se vieron obligados a abandonar el poder bajo la presión de la calle.

 

Por otro lado, el ayatola Jamenei mencionó en su discurso “el yihad económico dirigido a hacer fracasar los complots enemigos”, un tema evocado por primera vez por el Líder Supremo de la Revolución Islámica.

 

“Las sanciones economicas impuestas buscan impedir nuestro progreso, incluso aunque no hayan logrado alcanzar sus objetivos,” dijo el ayatola Jamenei en su mensaje a la población.

 

“Por esta razón, la economía es la principal cuestión para el año 1390 (del calendario persa). Decreto que este año será el del yihad económico. Espero que todos los responsables actúen en consecuencia,” añadió.

 

El ayatola Jamenei evocó igualmente las revueltas en los países árabes. “Acontecimientos tristes se desarrollan en Bahrein, en Libia y en Yemen. Espero que Dios castigue a los enemigos de estas naciones,” señaló.

 

Nuruz marca el paso del invierno a la primavera, que ocurrió este año a las 23:20 horas GMT.

 

Las vacaciones del Nuruz duran aproximadamente dos semanas durante las cuales las actividades políticas se detienen hasta el 3 de abril. El Nuruz es también la ocasión para realizar viajes. Las autoridades prevén que durante las dos semanas unos 50 millones de iraníes (sobre una población de 74) se desplazarán en el país.

 

La capital, Teherán, se vacía completamente mientras que los lugares turísticos como Isfahan, Shiraz, Yazd y la costa del Mar Caspio, y las ciudades religiosas, como Mashhad y Qom, se llenan de visitantes.