La ola de protestas en Marruecos crece tras la muerte de un joven

 

Al menos 40.000 personas se manifestaron ayer (5 de junio) en Safi, a 350 kilómetros al sur de Rabat, para exigir una investigación policial sobre la muerte en esa localidad de un activista tras las heridas sufridas en una carga policial para sofocar una protesta, informó la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH).

Notició: EFE, desde Rabat

 

La manifestación comenzó frente a la casa de Kamal Amari, de 30 años, que el pasado jueves murió en el hospital Mohamed V de Safi. "Todo el pueblo ha salido hoy [por ayer] a la calle para pedir al Estado que explique lo que ocurrió el domingo 29 de mayo y se presente un informe médico", explicó el responsable de la AMDH en Safi, Hakim Sikok, quien señaló que "no hubo presencia de los agentes antidisturbios".

 

Sikok criticó las declaraciones oficiales, que indican que el joven murió por problemas respiratorios y no por las heridas sufridas durante una manifestación. Asimismo, el responsable de la AMDH sentenció que "existen vídeos que muestran cómo los agentes antidisturbios agredieron de forma despiadada a Amari", que pertenecía al movimiento islamista Justicia y Caridad. Agregó que "el joven acudió al hospital un día después de recibir la paliza, porque, como pertenecía al Movimiento 20 de Febrero, tenía miedo de ser detenido por las autoridades policiales".

 

En Rabat, centenares de personas salieron a la calle para condenar la represión policial durante las manifestaciones pacíficas del pasado mayo, en las que se pedían reformas sociales y políticas. Pancartas con la fotografía de Amari protagonizaron la marcha.