Principales puntos del plan para resolver la crisis

 

Elevación del techo de deuda.

El presidente Obama y el Congreso acordaron elevar en dos tramos el techo de la deuda por un valor mínimo de US$ 2,1 billones. Y reducir los gastos en una cifra equivalente. Así el límite de deuda no debería alzarse de nuevo hasta 2013 para evitar nuevos choques entre demócratas

y republicanos en el año electoral.

 

Reducción del déficit.

Durante los próximos 10 años el recorte del gasto público será de unos 2,5 billones de dólares.

 

A corto plazo.

El primer paso es un recorte del déficit de casi un billón de dólares. Y un aumento del endeudamiento de US$ 900 mil millones.

 

Misiones militares.

También dispone un recorte de 350.000 millones de dólares al presupuesto de Defensa. Es uno de los puntos más polémicos. El gasto anual de EE.UU. en este rubro tiene una base de US$ 800 mil millones, el mayor del mundo y superior al de los 12 países siguientes sumados.

 

Recortes adicionales.

Un nuevo comité bipartidista en el Congreso se encargará de presentar antes de noviembre un plan para reducir 1,5 billón adicional. El Congreso deberá votarlo antes del 23 de diciembre. Esa reducción se acompañará el año siguiente con un aumento del endeudamiento hasta los niveles

acordados.

 

Plan a tres años.

El acuerdo se asegura que antes de 2013 se consiga al menos una reducción del déficit de 1,2 billón de dólares. En la otra mano, los nuevos aumentos de deuda sólo requerirán el voto de una sola cámara.

 

Recortes automáticos.

Si la comisión bipartidista no logra un acuerdo, se agregarán automáticamente otros 500.000 millones en recortes al presupuesto de Defensa, y recortarán programas de infraestructura y educación, entre otros.

 

Impuestos a los más ricos.

El mecanismo entra en vigor el 1° de enero de 2012, el mismo día que caduca la exención de impuestos a los altos ingresos que legó George W. Bush y que Obama extendió en diciembre del año pasado. Esos impuestos no cobrados implican una pérdida de 1,8 billón de dólares. Hay dudas acerca de si el presidente Obama cuenta con suficiente poder político para ejecutar esa medida.