Estados Unidos

Secuelas de la crisis: uno de cada siete estadounidenses es pobre

Publicado en Clarín, Argentina, 16 Septiembre del 2010

Cuarenta y cuatro millones de personas ingresaron menos de US$ 22.000 en 2009. Es la mayor cantidad de pobres que tiene Estados Unidos desde que empezaron a registrarse las estadísticas, hace 51 años.

La pobreza en Estados Unidos aumentó en el año 2009 y llegó hasta el 14,3 por ciento de la población. Es el mayor valor del índice desde 1994, según informó hoy la oficina del Cens.

La primera economía del mundo tiene a 43,6 millones de personas en condiciones de pobreza, la mayor cantidad (en número de personas) desde que se comenzaron a registrar estas estadísticas, hace 51 años. El Gobierno estadounidense considera que una familia de cuatro personas vive en la pobreza si ingresa menos de 22.000 dólares al año.

Las cifras dadas a conocer hoy se sitúan por debajo de lo que esperaban los expertos que, en sus peores previsiones, consideraban que el porcentaje se situaría en el 15 por ciento, lo que hubiera sido el más alto desde que se publican estas estadísticas.

La pobreza creció por tercer año consecutivo en 2009, el primer año de Gobierno de Barack Obama y en medio de la recesión más profunda que vivía el país desde la pasada década de los treinta. En 2008, el índice de pobreza era del 13,2 por ciento, lo que suponía 39,8 millones de personas.

En el mismo informe, el Censo dio a conocer también cómo evolucionaron los ingresos medios de los estadounidenses, y también el porcentaje de personas sin seguro médico, una de las prioridades que se marcó Obama al llegar a la Casa Blanca.

En 2009, cuando aún no había salido adelante la reforma sanitaria, el número de personas sin cobertura médica creció de 46,3 a 50,7 millones, el 16,7 por ciento de la población. Los ingresos familiares medios de los estadounidenses se situaron en 49.777 dólares anuales, prácticamente la misma cifra que el año anterior.

Sistema de castas

La evolución entre los distintos grupos demográficos fue diferente. Los hispanos, por ejemplo, lograron un incremento del 0,7 por ciento en sus ganancias, hasta alcanzar una media de 38.039 dólares anuales.

Los extranjeros, en su conjunto, ganaron el año pasado 43.923 dólares, un 1,4 por ciento más que en 2008.

La población blanca, como media, vio reducidos sus ingresos en un 0,5 por ciento hasta los 51.861 dólares, en tanto que los negros sufrieron un descenso más agresivo, un 4,4 por ciento hasta los 32.584 dólares.

A la cabeza de todos los grupos demográficos se colocan los asiáticos, que el año pasado ingresaron una media de 65.469 dólares, un 0,1 por ciento más que en el año anterior.