El FMI advierte que los programas de austeridad serán muy dolorosos a corto plazo

El Fondo reitera que la consolidación fiscal en las economías avanzadas debe ser una prioridad

Escribió: SANDRO POZZI, desde Nueva York, el 30 de septiembre en El país, España

Va a doler, y seguramente más que en el más pasado. El abultado déficit que acusan las economías avanzadas, y el consiguiente aumento de la deuda, no puede sostenerse indefinidamente. Por eso el Fondo Monetario Internacional (FMI) insiste en que la consolidación fiscal debe ser una prioridad en este momento.


Pero, ¿va a doler el ajuste? Sí, responden sus economistas, y se notará más que en el pasado.

El informe que el organismo entregará en su cumbre de otoño la próxima semana en Washington no deja mucho lugar a dudas. "Nadie debe llevarse a engaños", insisten sus economistas, el recorte de gasto anunciado por algunos países europeos, como España y Portugal, tendrá un impacto negativo tanto en la actividad económica como en el mercado laboral.


De acuerdo con los modelos de cálculo que utiliza el Fondo a partir de la experiencia de las últimas tres décadas, una reducción del déficit público equivalente a un punto porcentual del producto interior bruto suele tener un impacto negativo en el crecimiento del 0,5%. Y cuando se recorta el gasto público, también aumenta el paro. En concreto, unas tres décimas, precisa.


La depreciación de la moneda y la rebaja de tipos suelen reducir el impacto de la consolidación fiscal, recuerda el Fondo. El problema es que en este momento el precio del dinero en Europa y EE UU está muy cerca del 0%, y eso provoca que el margen de maniobra será muy reducido. De acuerdo con esta lógica, el golpe se notará más que en el pasado.


A la pregunta de si se debe recortar gasto o subir impuestos, el FMI explica que los países que optan por la primera opción sufren menos contracción que los segundos. Y sus analistas señalan que aunque el impacto en la economía y el empleo suele notarse en los dos años sucesivos al recorte, a largo plazo la reducción de la deuda pública sirve para estimular el crecimiento.


Unas cuentas saneadas, precisa el informe, también permiten mantener bajos los tipos de interés y dan margen a los Gobiernos para rebajar incluso la presión fiscal. Pero antes de llegar a ese escenario teórico, lo que toca en este momento es sufrir. "Toca ser realistas", afirma Daniel Leigh. El FMI evita cuantificar el efecto que tendrán las medidas anunciadas en España.


Lo que sí señala el Fondo es que la consolidación fiscal suele ser menos costosa cuando los mercados están preocupados por la sostenibilidad de las cuentas públicas. Lo que está por ver es cuántos países deciden ajustar sus presupuestos de una manera simultánea, porque eso determinará el impacto a escala global. De momento, dicen que será el doble que en el pasado.